Xerta

Detrás de sus fogones se encuentra el chef Fran López, representando la mejor versión de esta cocina con productos del mar y la montaña perfectamente escogidos para dar a conocer a la ciudad de Barcelona los auténticos sabores del Delta.

Comer bueno, bonito y barato en Barcelona

Sabemos perfectamente que tras las fiestas navideñas el bolsillo se queda tiritando y es el momento de sacar la imaginación a paseo para no dejar de hacer planes pero que nos cuesten la mitad de la mitad de lo que nos costaban. Algunos optarán por quedarse en casa, otros por invitar a sus amigos a ésta y unos últimos que creerán fervientemente – como hacemos nosotros – que hay restaurantes y bares en Barcelona muy asequibles y muy disfrutones que reúnen las 4b’s: Bueno, Bonito, Barato, Barcelona.

 

Mamacafé (Calle del Doctor Dou 10 – Plaza Catalunya)
En pleno barrio de El Raval, este restaurante de barrio pretende adaptarse a la diversidad que por allí transita con una oferta culinaria de platos 100% caseros. Además, funciona como centro cultural, porque los muros del lugar han sido cedidos a artistas emergentes para que puedan presentar sus obras lo que hace que arte y comida se junten en un solo espacio. Su menú del día es imbatible y tienen platos estrella como los raviolis crujientes rellenos de brie y cebolla confitada o el arroz negro con chipirones que son imperdibles además de una amplia oferta apta para los vegetarianos y todo siempre hecho con el cariño de mamá y productos de altura. Tienen tanto un menú de mediodía como uno de noche y otro de fin de semana.

 

Milo Grill (Carrer de Balmes 127 – Diagonal)
Si queréis estar en un sitio cool y que vuestra economía no sufra, ¡no os preocupéis! Os damos la alternativa perfecta. En este restaurante de 500m2 hay tres espacios claramente divididos donde catar su cocina de corte mediterráneo-argetina y uno de ellos es el gastrobar donde podréis sentaros a tomar cualquier cóctel maridándolo con una selección de tapas de autor. Pero es que además es una alternativa buenísima para empezar el día ya que aquí sirven unos desayunos perfectos acompañados por la prensa de la jornada y su menú del día es perfecto para salir del paso.

 

Pikio Taco (Carrer de Còrsega 376 – Verdaguer)
Esta pequeña taquería de Gracia se revela ante el concepto del fast food y demuestra que lo que comemos con las manos, rápido y barato también puede ser sano y estar muy rico. Lo mejor de México, con ingredientes frescos y de temporada, se podrá disfrutar allí mismo o pedir para llevar acompañado de sus correspondientes margaritas, por supuesto. Para empezar, podréis optar por su rico guacamole o la cazuela de queso fundido xochimilco para luego daros un festín taquero por todo lo alto: de cochinita, de carnitas, de nopalitos o nuestro favorito, el de pato al pastor, pueden ser unas buenas opciones igual que las quekas – también llamadas quesadillas. Ah, y si no sois de margarita, optad por una Michelada… ¡padrísimo!

 

Chen Ji (Carrer d’Alí Bei 65 – Arc de Triomf)
En Barcelona hay ya unos cuantos restaurantes chinos auténticos cuyo público general suelen ser los mismos mandarines o cantoneses que viven en la ciudad y que buscan reencontrarse con los sabores de su casa. Aquí no hay glamour, las mesas son grandes, los camareros prácticamente no entienden ni el catalán ni el español, las infinitas cartas tienen platos que nunca hemos oído mencionar pero… ¡qué cosa más rica! Aprovechad y pedid cosas que en otro chino no solemos ver: los dumplings a la plancha son raciones enormes y están buenísimos, la sopa de tallarines hechos a mano, el tofu, la berenjena con carne o la pasta de arroz. Los precios son súper comedidos y las raciones muy grandes, ideal para ir un buen grupo de amigos y compartirlo todo. El viaje a China por un rato no podría salir más barato.

 

Tucco Real Food (Carrer Consolat 23 – Barceloneta)
Este modesto restaurante del Barrio Gótico es especialista en pasta fresca y en cocina 100% handmade a precios súper populares. Las cantidades son abundantes, tienen un menú a 7,50€ y podréis encontrar recetas italianas pero también deliciosas empanadas de corte argentino ideales para completar la ingesta. Su sistema es un poco peculiar ya que al llegar – y hacer la cola, porque la gente aquí se amontona – eliges lo que vas a comer, pagas y ya pasas a la mesa, lo disfrutas y sales por una puerta opuesta a por la que entraste. Singular, ¿verdad? Pues funciona y su pasta rellena es una auténtica delicia, preguntad por la receta del día.

 

Colmado Gracia (Travessera de Gràcia, 193 – Joanic)
Bajo la premisa “Casero y Cercano” este bar de tapas y platillos de Gràcia pretende recuperar la esencia de las vermuterías siendo un lugar entrañable en el que reunirte con los amigos y comer cocina de mamá. La cocina está a la vista en un ambiente cuidado hasta el último detalle y de ella salen todo ese picoteo para compartir o el menú del día que entre semana a la hora de comer puede ser una decisión muy acertada a la par que económica. Con el vermú ya empezarás con unas olivas cortesía de la casa pero os animamos a que vayáis un poco más lejos y probéis tapitas como sus alfajores de remolacha, la escalivada con queso de cabra, el tomate relleno de queso, miel y albahaca o el riquísimo pulpo a la brasa. El servicio es más majo que las pesetas y os sentiréis como en casa sin rascar demasiado el bolsillo. ¿Qué más se puede pedir?

 

La Bombeta (Plaça de la Maquinista 3 – Barceloneta)
Aquí se viene a probar sus tapas en un ambiente antiguo de bar de barrio de toda la vida, cero lujos, estáis avisados. Lo primero que veréis al entrar es una frase que deja bien claras las intenciones de sus dueños: “No hablamos inglés pero hacemos unas bombas cojonudas”. Por lo que ya sabéis que tendréis que probar sí o sí, ¿no? Las bombas son casi adictivas, igual que las rabas, bien fritas, con buen aceite y ese punto dulce del calamar que lo convierte en la ración perfecta.
Sin duda es uno de los clásicos en la Barceloneta y os servirá para hacer el apaño y solucionar una comida informal por pocos eurillos.

 

La paradeta (Carrer de Riego 27 – Mercat Nou / Y otras localizaciones)
Comer pescado y marisco cuando el bolsillo está tiritando también es posible y nos lo demuestran en La Paradeta, unos restaurantes que se han hecho tan famosos en Barcelona que ya cuentan con siete establecimientos repartidos por toda la Ciudad Condal. Su fórmula es, sin duda, única: el comensal elige su marisco/pescado en la parada – como una pescadería -, selecciona cómo quiere que sea cocinado y al rato lo recoge y se lo lleva a la mesa porque como buen self-service aquí no hay camareros. Es sin duda una apuesta segura para grupos de amigos entre los que compartir unos mejillones, unas navajas, gambas, sepia a la plancha…etc

 

Koska Taverna (Carrer d’En Blai – Poble Sec)
Con alma de casa de pintxos vasca, esta taberna regentada por un vitoriano ofrece buenas tapas y buenos tragos a precios de lo más asumibles. El vermut lo podréis acompañar por deliciosas carrilleras de ternera guisadas al vino, buenísimos chipirones en su tinta, chorizo a la sidra o colosales pinchos de tortilla de patata con chorizo que son casi insignia de la casa.
Eso sí, el sitio es diminuto y se llena con mucha facilidad así que id pronto para no quedaros con las ganas, lo pasaréis bien seguro y vuestra economía casi ni lo notará.

 

¿Qué te han parecido nuestras sugerencias? Sin duda alguna en Barcelona hay mucho más donde comer bien a buen precio como los Sitios donde Comer Ramen que no suelen exceder los 15-20€ de ticket medio, los locales de tapas más famosos o también la oferta de bocadillos de autor pero siempre riquísimos puede ser una opción perfecta para hacer frente a la cuesta de enero.

Marina Beach Club

Restaurante, Lounge, Pool, Chiringuito, deportes náuticos, eventos, música…Sí, lo que no puedas hacer aquí no lo puedes hacer en ningún sitio. Y además el ambiente es lo más cool de todo Valencia. Tanto en su restaurante como en su chiringuito podrías disfrutar desde un buen arroz de marisco o hasta una hamburguesa gourmet.

Dónde comprar el Roscón de Reyes de Valencia

 

En la Comunidad Valenciana podría existir perfectamente una ruta para probar los mejores roscones, con las torrijas ya se hace lo propio. Apuntado queda este humilde y dulce deseo en nuestra carta a los Reyes Magos. Mientras os proponemos nuestra ruta particular por aquellas pastelerías de la ciudad que debes conocer antes de comenzar la búsqueda (y la aventura) del mejor roscón.

https://11870.com/pro/nou-dorita

Nou Dorita  (Calle Turia, 31 – Ángle Guimerá)
Una auténtica referencia nacional en cuanto a dulces se refiere. Llevan desde 1973 amasando roscones de reyes, emplean las mejores harinas y aplican fermentaciones lenta eso hace que consigan masas esponjosas e insuperables. Imperdible.

 

La Rosa de Jericó (Calle Hernán Cortés, 14 – El Pla del Remei)
Aquí son especialistas en todo tipo de bollería y esto se nota cuando llega el 5 de enero y tienen que realizar sus Roscones de Reyes. Desde 1983 llevan elaborando todo tipo de dulcerías con una sola premisa: calidad-calidad y calidad y es por eso por lo que su brioche resulta tierno y jugoso, esponjoso y lo terminan con azúcar glaçè y frutas escarchadas de altura.

 

https://11870.com/pro/dulces-perez

 

Dúces Pérez (Carrer de MIcer Mascó, 30 – Facultats) 

Pastelería tradicional de valencia en la que elaboran sus dúlces de manera totalmente artesanal, sin relleno a la “antigua usanza” o rellenos de crema, trufa, cabello de ángel y nata. ¿Con cuál te quedas?

 

Ferri Santamaría (Calle Músico José Torregrosa, 3 – Villafranqueza)
Este horno tradicional ubicado en el barrio alicantino de Villafranqueza está gestionado desde el año 1924 por la familia Ferri Santamaría y llevan ganando premios por sus roscones tanto simples como rellenos desde hace ya muchos años. Si los queréis aderezados, podréis hacerlo de nata, crema de turrón, trufa, cabello de ángel y crema pastelera y también mixtos, ¡imaginación al poder!

 

https://11870.com/pro/pasteleria-montesol

Pastelería Montesol (Calle Escultor José Capuz 16, Valencia)
Es uno de los clásicos navideños valencianos por excelencia.Los ponen con abundante azúcar por encima, naranja confitada y frutas escarchadas. ¡Para chuparse los dedos!

 

Monpla (Carrer de Pizarro, 32 – El Pla del Remei)
Esta pastelería de solera en Valencia también se especializa en roscones durante la temporada. Cuidan sus masas hasta la extenuación y los elaboran con ingredientes de primera. Una dirección muy a tener en cuenta pero esperamos que los hayáis encargado, ¡se agotan!

 

Pastelería Amada (Calle Aureliano Ibarra, 12 – Valencia)
En Amada encontraréis roscones para merendar en familia o desayunar el día de abrir los regalos. Con sus frutas confitadas, sin almendra y con abundante azúcar por encima y un ligero regusto a mantequilla lo hacen adictivo.

 

Ya veis que para gustos los colores y que cada maestro pastelero hace sus propios roscones, ahora sólo os toca elegir cuál es vuestro favorito.

 

¡Feliz Navidad!