Fumiferro

Restaurante especializado en carnes asadas, ahumados, arroces y cocina de mercado. Un local moderno que ofrece un menú bien cocinado (tres entrantes variados y un segundo a elegir entre pescado, carne a la brasa o arroz) con una presentación peculiar, a un precio ajustado. Convencidos de que un cliente agradecido es la mejor de las recompensas, se esmeran en conseguirlo con un trato cercano y profesional. ¡Una perfecta combinación en pleno barrio de El Cabanyal!

Todo comenzó en la barra de aquel bar…

Para muchos la olvidada, la segundona, el último recurso. La de que: “si no queda más remedio nos ponemos en la barra”. Para otros la elegida, la deseada, la que te deja libertad de movimiento y te hace ver otra perspectiva de las cosas. Cómplice de risas y llantos, testigo de declaraciones de principios, declaraciones de amor y declaraciones sin más. Si las barras hablaran… ¡Qué no dirían! Sea como sea, defensores y detractores, ¡todos!, tenemos buenos recuerdos vividos en ellas, y los entendidos en el deporte de la barra fija dicen que al otro lado de la barra las cosas se ven de otra manera. Nuestro particular homenaje a ellos resumido en ocho barras de bar valencianas que sí o sí, hay que visitar. Porque como decía Fito: tras la barra del bar, una vida se va…

 

Rausell (Calle Ángel Guimerá, 61 – Valencia)
La amplia barra de este espacio gastronómico (asentado en Valencia desde 1948) te da la bienvenida nada más entrar por la puerta. A los fogones la tercera generación de cocineros expertos que transforman productos de calidad (de mercado, mediterráneos, naturales, tales como carnes con Denominación de Origen y pescados y mariscos frescos traídos a diario de la Lonja) en una  cocina sencilla y sabrosa  dedicada  a satisfacer a sus clientes. Son especialistas en tapas valencianas (no dejéis de probar sus patatas bravas) y arroces. Un lugar imperdible, con una situación envidiable, ya que está a cinco escasos minutos del centro.

 

Central Bar (Plaza del Mercado, 6. Mercado Central - Valencia)
Sin duda un lugar muy especial en la ciudad valenciana, ya que se encuentra dentro del emblemático e histórico Mercado Central de Valencia. Si hablamos de barras, no tiene una, sino dos, en las cuales podrás encontrar una cuidada selección de bocadillos (el ‘Ricard Camarena’, el ‘Canalla’, el ‘Mary’, el de ‘Tonyineta’…), tapas y platos para poder desayunar, almorzar o comer. Avalado por el sello Ricard Camarena, ofrecen una oferta gastronómica variada y cambiante, ya que son fieles a los productos de temporada.


Casa Manolo (Paseo Marítimo, 5. Daimús – Valencia)
Este restaurante de cocina marinera, cuenta con el Mediterráneo como referente, tanto gastronómica como literalmente hablando: cocina creativa pero muy fiel a los sabores de siempre con un enclave privilegiado frente al mar. Una barra espectacular, de varios metros de largo, con unas vistas espectaculares al mar. Albergan también la opción low cost del negocio gracias a “Daily Gastrobar”, ccon el cual pretenden demostrar que comer bien, antes que un lujo, puede ser un placer cotidiano y asequible,  ¡Cero excusas!

 

Mercatbar (Calle de Joaquín Costa, 27 – Valencia)
Mercatbar es la particular manera que tiene Quique Dacosta de acercar su trabajo y conocimientos culinarios al mundo; calidad de primera a precios asequibles para todos los bolsillos. Inaugurado en 2010 con el sello de “Gastrobar”, el primero de la capital valenciana, está ambientado en una típica plaza de mercado. Pensado para tapear a gusto (bien sea en barra, en mesa o en su preciosa terraza) platos tradicionales de España y de otras partes del mundo. Cada nueva creación está inspirada en una historia o un recuerdo de cada uno de los viajes el chef. Un imprescindible.

 


La Sirena (Avenida de Madrid, 17. Petrer – Alicante)

Este restaurante alicantino, destaca por la calidad de su cocina tradicional, con sello de autor, firmado por María del Carmen Vélez. Con especial acierto en pescados y mariscos (muy atentos a sus gambas rojas), su variada gastronomía abarca varias especialidades. Una barra de las de toda la vida, de las de antaño, en la que da gusto sentarse y disfrutar.


El Portal Taberna & Wines (Calle Bilbao, 2 – Alicante)
Si te apetece combinar tapas, con platos gastronómicos, vinos y copas en un ambiente informal, divertido y elegante,  El Portal Taberna & Wines es tu bar, y tu barra. El chef Sergio Sierra pone toda la carne en el asador, en platos cuidadosamente elaborados y decorados con detalle, con una mezcla de colores, olores y sabores que no te dejará indiferente. De influencia neoyorquina, su cocina es de clara influencia mediterránea, donde por encima de todas las cosas, prima el disfrute de los sentidos (y el tuyo propio).

 

Son seis opciones, muy diferentes entre ellas, pero con algo en común; son infalibles. Por si se te quedan cortas te dejamos los mejores bares y restaurantes valencianos para tapear.

 

Como siempre, nosotros te decimos dónde darte un buen homenaje culinario (bien sea en mesa o en barra). Las ganas y la compañía ya las pones tú.

¡Los buenos momentos están asegurados!  :)

Hikari Yakitori Bar

Hikari en japonés significa luz vibrante. La luz que cada noche desprende el juego de brasas que se da cita en sus fogones, sobre los que se cocinan cientos de brochetas cada día. Un espacio alucinante en un formato canalla, que le da un punto diferente a la cocina japonesa tradicional. Dos cosas a tener en cuenta: no se aceptan reservas y nunca abren a la hora de comer.

Las mejores barras para comer en Barcelona

Una de las tendencias del momento apuesta por recuperar las barras, un clásico en el que compartir -normalmente sin reserva y en un plan mucho menos formal que en cualquier comedor- tapas, raciones o platos como Dios manda. Muchos restaurantes se han subido a este tren, lo que nos asegura a los fans del buen comer más posibilidades para disfrutar de nuestros locales favoritos: esperemos que dure.

 

El vaso de oro (Carrer de Balboa, 6 – Barceloneta) En El vaso de oro hacían su propia cerveza artesana antes de que ningún hipster de los que reivindican la craft beer soñara ni remotamente con poder dejarse la barba. La sirven en diferentes tamaños, el mayor de los cuales se conoce como “filarmónica” y el más pequeño como “flauta”. Imprescindible acompañarla con su pincho de solomillo con foie y una ración de ensaladilla picante de atún. Y sí, solo atienden en una barra, pero nadie en su sano juicio echará de menos una mesa mientras disfruta de ese producto de calidad superior.

 

Can Paixano (Carrer de la Reina Cristina, 7 – Barceloneta) No es ni de lejos el sitio más adecuado para una primera cita romántica, pero sí puede serlo para empezar una noche memorable con amigos. Los precios populares de sus vinos y espumosos -que además entran como agua, haciendo bueno el dicho de “noches alegres, mañanitas tristes”- y los deliciosos bocadillos de chistorra, morcilla, bacon, chorizo, o paté con pepinillos que, junto a raciones de cecina, jamón o queso amortiguarán sus efectos, lo han convertido en un clásico del picoteo de la Barceloneta.

 

Coure (Passatge de Marimon, 20 – Hospital Clínic) Antes de cruzar la puerta de Coure deberíamos ser conscientes de que estamos a punto de sentarnos en una de las barras con más clase de Barcelona. El chef Albert Ventura, su cocina moderna con un estupendo producto como base y su buen hacer, la han convertido en centro de peregrinaje para los paladares más refinados, que disfrutan allí de sus croquetas caseras, el tataki de atún, ensaladilla rusa para quitarse el sombrero, ostras gallegas y un steak tartar de los que hacen volver una y otra vez. Cerveza bien tirada y vino por copas regarán el festín.

 

Bar Cañete (Carrer Unió, 17 – Liceu) El Cañete se define como un restaurante de “barra y mantel”, y sus carta -que invita a mandar la dieta a paseo de una forma bastante menos fina- lo corrobora. Y comerás en una barra, pero su guiso de judías de Santa Pau con chipirones, el filete de vaca vieja con foie y salsa de trufa o las mollejas con gambas, rossinyols y jugo de carne te harán sentir como si lo hicieras en un trono (de oro). Solo trabajan con pescado de las lonjas catalanas y con verdura -y fruta- de proximidad, poniendo todo el mimo en la elección de sus proveedores.

 


Dos Palillos (Carrer d’Elisabets, 9 – Catalunya) Estamos ante un formato que demuestra que su ideólogo, el chef Albert Raurich -también al frente de Dos Pebrots, una de las aperturas que revolucionó Barcelona en 2016- cree fervientemente en ofrecer la mejor cocina en un ambiente relajado.. Los dumplings, las ostras y las hamburguesitas darían para repetir 30 veces, y si hay oferta fuera de carta hay que decir que sí sin pensarlo ni un segundo.

 


La pepita (Carrer de Còrsega, 343 – Diagonal) Las pepitas son la versión más refinada de los clásicos pepitos, el bocadillo de ternera que ya en su versión original genera suspiros mientras te limpias los chorretes con kilos de servilletas de papel. En La Pepita las sirven con huevo y foie, romesco o berenjena y albahaca, entre otras cosas. Es impepinable probar su trifásico, un trío de tapas que varía según la temporada pero siempre incluye unas excelentes croquetas y una ensaladilla rusa casera con la cantidad perfecta de todo. Termina con su medio gintonic y saldrás de allí con la sensación de que todo va a ir bien en el mundo.

 

La mundana (Carrer Vallespir, 93 – Plaça del Centre) Empezar una comida con un delicioso pan tostado acompañado de una mantequilla ahumada es, por parte de La Mundana, una declaración de intenciones de todas las maravillas que te van a servir después. Ostras, excelentes calamares fritos a la andaluza ligeramente picantes, guisos revisitados como el de guisantes con sepietas, ceviches, baos y arroces comparten espacio en una carta que fusiona sin complejos lo mejor de occidente y toques orientales. Además de en su cómoda barra también puedes comer en las mesas, pero te perderás los movimientos perfectamente orquestados del equipo de cocina: el dilema está servido.

 

La felicidad es… ¡Mirar el mar!

¡La Semana Santa ya está aquí! Seguramente muchos de los que estáis leyendo ahora mismo este artículo ya lleváis días de vacaciones a vuestras espaldas (benditos afortunados). Para el resto de mortales que todavía no tenéis plan decidido para estas merecidas vacaciones; ¡que no cunda el pánico! Ahí va nuestra propuesta: playa, sol y buena gastronomía. Tentadora, ¿verdad? Aquí os dejamos ocho restaurantes ubicados cerca (o muy cerca) de la playa (todos ellos en la provincia de Alicante) que tienen algo más en común que buenas vistas; la Guía Roja y sus estrellas Michelín. Buen producto, tradición y cocina creativa. ¡El éxito está asegurado! :)

BonAmb (Carretera Benitachell, 100. Jávea – Alicante) Con su recién estrenada segunda estrella Michelín (casi nada) el chef Alberto Ferruz aplica su filosofía gastronómica inspirada en Jávea y su envidiable entorno. Una cocina de producto, innovación y desarrollo. En BonAmb podrás hacer un recorrido gastronómico excepcional gracias a sus tres menús: “Mons Agonum” – un guiño a la gastronomía global – “Jabal Quan” – reflejo de la filosofía gastronómica de Alberto Ferruz y Pablo Catalá – y “Serendipia” – la máxima expresión de BonAmb. Cocina de la reflexión y honestidad, como rezuma el propio chef, en un entorno magnifico.

Monastrell (Avenida del Almirante Julio Guillén Tato,1 – Alicante) Ubicado en pleno puerto alicantino y con María José San Román al frente - una de las cocineras más top de la gastronomía valenciana – se alza Monastrell y sus increíbles vistas. Cocina de producto (mantiene su estrella Michelín desde noviembre del 2013) que apuesta firmemente por la gastronomía saludable y sostenible, utilizando ingredientes autóctonos, plasmada en sus creaciones de una manera diferente, con el mar como fuente de inspiración. Arte culinario en estado puro.

Peix & Brases (Plaza Benidorm, s/n. Denia – Alicante) Aquí el producto es sin duda lo primero; productos de horticultores de la Marina, pescados de la lonja de Dénia, carnes de diferentes variedades y razas y productos de temporada, tales como setas, trufas, angulas y erizos de mar. Tomás Arribas es el padre gastronómico de la criatura, a la que da rienda suelta dentro de este emblemático edificio. Las mejores gambas rojas que se pueden servir en la ciudad puedes (y debes) degustarlas aquí. Una panorámica inigualable en un espacio único.

El Tresmall (Calle Riu de Gallinera, s/n. Denia – Alicante) Si te gusta el arroz, aquí encontrarás una amplia diversidad de arroces típicos valencianos; arroz a banda, el arroz negro, arroz con bogavante y todo tipo de paellas. Para tomar o llevar, ¡tú decides! Situado en primera línea de playa, en Tresmall podrás disfrutar de una amplia selección de los mejores productos del mar elaborados según las tradiciones más arraigadas de la tierra. Además elaboran menús cerrados para celebraciones. Y si quieres, siempre puedes disfrutar del Menú Almadrava (con arroz a banda como protagonista) por 19 € por persona.

Beat Restaurant (Urbanización Marisol Park, 1. Calpe – Alicante) Un lugar ideado para que te sientas como en casa, pero sin el como. Beat está ubicado dentro de The Cookbook, un hotel boutique pensado para el descanso. Alta cocina vanguardista con raíces, la exclusividad de la mejor materia prima e ingredientes dignos de la excelencia (incluyendo una impresionante bodega y un magnífico servicio) son sus señas de identidad. En su corta vida (fue inaugurado en mayo de 2016) ya ha sido galardonado con 2 estrellas Michelín. ¡Casi nada!

La Capella (Calle San Pablo, 1. Altea – Alicante) Cocina tradicional con un toque moderno, de costumbres, respetuosa con la gastronomía y sus tiempos. Eso y más es La Capella, una casa familiar, con muchos años de experiencia a sus espaldas (más de tres siglos de historia que se dice pronto) ubicada en pleno casco viejo de Altea. Desde su terraza puedes disfrutar del olor del mar y probar su deliciosa paella de verduras. Cuenta en su haber con una estrella Michelín y un Sol Repsol, que premian su esmero y dedicación. Elaboran el pan diariamente y aseguran que todos sus postres son caseros. ¡Todo un lujo hoy en día!

Ca L´angels (Calle Gabriel Miró,12. Polop – Alicante) Un proyecto que empezó su andadura en 1988, partiendo de una casa heredada y unos conceptos de cocina también heredados, que ha sabido evolucionar con respeto y sin prejuicios. Una cocina cercana, amable con la materia prima y atenta a la ejecución, a  la orden de Vicenta Teuler, hija de una de las cocineras clásicas de la Comunidad Valenciana; Ángeles Tormo. Una cocina con sello de autor donde prima siempre la calidad del producto. Atent@s a sus cursos de cocina, pensados para todos los públicos. ¡Toda una experiencia!

 

Hasta aquí nuestra andadura por Alicante y su Costa Blanca, un paraje mágico que si antaño ya prometía está sacando cada vez más músculo gastronómico. Un planazo de Semana Santa al que difícilmente podrás decir que no. ;) Por si te ha sabido a poco, aquí te dejamos nuestra selección con las mejores heladerías y horchaterías de Valencia para poner el broche de oro a una Semana 10. ¡Felices mini vacaciones!

Ideas gastronómicas para celebrar el Día del Padre a lo grande

No todos los superhéroes llevan capa y tienen superpoderes. Algunos llevan barba, gafas, barriguita cervecera, hoyuelos o zapatillas de running. ¡Sea como fuere un padre siempre es un padre! Es el primer amor para una hija y el primer héroe para un hijo, un ejemplo a seguir y un referente importante en la educación. Y porque padre no hay más que uno, ¡el 19 de marzo toca celebrarlo su día como merece! Aunque somos muy conscientes de que el día del padre son todos los días, nunca está de más con la excusa juntarse y darse un buen homenaje gastronómico en familia y retomar lo que debería ser una costumbre de obligado cumplimiento. Para que lo urgente nunca eclipse a lo importante, aquí te dejamos 9 lugares pensados para el disfrute culinario paterno. ¡Buen provecho padres del mundo!

Saiti (Calle Reina Doña Germana, 4 – Valencia): es el canal de comunicación de Vicente Patiño, el chef y alma matter de Saiti. “Alta cocina para todos aquello que quieran acercarse y desconectar del día a día y viajar”- en sus propias palabras. Emplatados modernos, sabores potentes pero bien equilibrados, que pretenden recuperar la esencia de la cocina tradicional valenciana. Un local cuidado al detalle para que te sientas como en casa (con un servicio impecable que lo consigue). Cocina de autor de gran nivel, que no te dejará indiferente, con unos precios más que razonables. Si lo pruebas, seguro que repites.

Habitual (Calle de Jorge Juan, 19 – Valencia): cocina sin sobresaltos, con sabores mediterráneos de toda la vida, tamizados por Ricard Camarena y su equipo de cocina. En sus platos, además, se cuelan destellos gastronómicos de las costas italianas, de las islas, de la Provenza francesa, e influencias culinarias que van desde Girona hasta Tarifa. Platos en los que las verduras son muy protagonistas. El interior del restaurante, hecho en madera, es amplio, cálido y elegante. Una construcción emblemática con mucha historia, ya que está ubicado en el Mercado de Colón, un edificio modernista y centenario desde 2016. Un restaurante confortable por dentro y por fuera.


Tavella (Camino Viejo de Líria, 93 – Beniferri. Valencia): Pablo Chirivella, después de llenar su maleta de sabores y culturas; vuelve a empezar en Valencia, su ciudad de origen, con Tavella. Un proyecto en el que invita a sumergirse con los cinco sentidos en sus recuerdos, gracias a un producto local de calidad, inspirado en la leña, la huerta y el mar. Desde marzo hasta septiembre se viste de terraza para disfrutar del calor valenciano. Un espacio privilegiado para disfrutar de una gastronomía creativa, con una materia prima de gran calidad. Un local versátil en el que podrás desconectar de la ajetreada vida del centro.

Doña Petrona (Calle del Padre Perera, 5 – Valencia): cocina de acá y de allá que abre de martes a domingo de 9:00 a 00:00 horas en horario ininterrumpido. Ofrece atractivas opciones saladas y dulces para desayunos y meriendas, y divertidas alternativas llenas de sabores actuales para disfrutar al mediodía y por la noche. Una cocina marcada por los orígenes argentinos que no se olvida de la riqueza gastronómica de Valencia. Un local distendido e informal, en el que también tiene cabida el potencial creativo de los artesanos del barrio, lo que hace de Doña Petrona un restaurante con personalidad única.

Ruzanuvol (Calle Luis Santangel, 3 – Valencia): cañas y tapas. Suena bien, ¿verdad? Si os apetece celebrar literalmente el día del padre, teniendo en cuenta a lo que el término “celebrar” se refiere, esta cervecería especializada en cerveza artesanal italiana es una buena opción. Es la primera y única cervecería española que sirve cerveza de Birrificio Lambrate y Birrificio Italiano, dos de los mejores y más antiguos productores de cerveza artesanal italiana. ¡Casi nada! Una buena “rubia” que combina a la perfección con sus gustosas tapas caseras, todo ello maridado en un ambiente diáfano e informal. ¡Planazo!

Route 66 Valencia (Av. del Regne de Valencia, 59 – Valencia): ¿imaginas una cervecería, un restaurante y una coctelería en un entorno de los Dinner Americanos en las autopistas? ¿Todo en uno? Eso y algo más es Route 66; comida americana (que no fast food) y Tex Mex (México, guiño – guiño) que te permitirá elegir entre sus más de 18 hamburguesas de buey americano y sus más de 100 cervezas internacionales. Un lugar emblemático, pequeño pero acogedor, en el que se respira buen ambiente. Si te gustan las hamburguesas de calidad, no deberías perdértelo.


La Petite Brioche (Calle Sorní, 28 – Valencia): unos dicen que les recuerda a un rincón de Nueva York. Otros que huele a boulangerie parisina. Sea como fuere, ambos comentarios están en lo cierto. La Petite Brioche, como su nombre indica, es una pequeña y acogedora pastelería – cafetería, ideal para desayunar, comer y merendar, llena de pequeños detalles que enamoran. Imperdibles; sus tartas de zanahoria y de manzana, 100% caseras. ¡Te dejarán sin palabras! Si a tu padre le gusta el dulce, la bollería recién hecha y el vintage – chic, debes traerle aquí.

 

Si quieres descubrir más lugares para hacer de tu velada familiar una experiencia única, no te pierdas esta selección de Dónde comer las mejores paellas de Valencia, o esta otra alternativa para vivir una experiencia gastronómica con mayúsculas; nuestra colección de restaurantes con estrella Michelín de Valencia en el 2019.