Dónde comprar el Roscón de Reyes de Valencia

 

En la Comunidad Valenciana podría existir perfectamente una ruta para probar los mejores roscones, con las torrijas ya se hace lo propio. Apuntado queda este humilde y dulce deseo en nuestra carta a los Reyes Magos. Mientras os proponemos nuestra ruta particular por aquellas pastelerías de la ciudad que debes conocer antes de comenzar la búsqueda (y la aventura) del mejor roscón.

https://11870.com/pro/nou-dorita

Nou Dorita  (Calle Turia, 31 – Ángle Guimerá)
Una auténtica referencia nacional en cuanto a dulces se refiere. Llevan desde 1973 amasando roscones de reyes, emplean las mejores harinas y aplican fermentaciones lenta eso hace que consigan masas esponjosas e insuperables. Imperdible.

 

La Rosa de Jericó (Calle Hernán Cortés, 14 – El Pla del Remei)
Aquí son especialistas en todo tipo de bollería y esto se nota cuando llega el 5 de enero y tienen que realizar sus Roscones de Reyes. Desde 1983 llevan elaborando todo tipo de dulcerías con una sola premisa: calidad-calidad y calidad y es por eso por lo que su brioche resulta tierno y jugoso, esponjoso y lo terminan con azúcar glaçè y frutas escarchadas de altura.

 

https://11870.com/pro/dulces-perez

 

Dúces Pérez (Carrer de MIcer Mascó, 30 – Facultats) 

Pastelería tradicional de valencia en la que elaboran sus dúlces de manera totalmente artesanal, sin relleno a la “antigua usanza” o rellenos de crema, trufa, cabello de ángel y nata. ¿Con cuál te quedas?

 

Ferri Santamaría (Calle Músico José Torregrosa, 3 – Villafranqueza)
Este horno tradicional ubicado en el barrio alicantino de Villafranqueza está gestionado desde el año 1924 por la familia Ferri Santamaría y llevan ganando premios por sus roscones tanto simples como rellenos desde hace ya muchos años. Si los queréis aderezados, podréis hacerlo de nata, crema de turrón, trufa, cabello de ángel y crema pastelera y también mixtos, ¡imaginación al poder!

 

https://11870.com/pro/pasteleria-montesol

Pastelería Montesol (Calle Escultor José Capuz 16, Valencia)
Es uno de los clásicos navideños valencianos por excelencia.Los ponen con abundante azúcar por encima, naranja confitada y frutas escarchadas. ¡Para chuparse los dedos!

 

Monpla (Carrer de Pizarro, 32 – El Pla del Remei)
Esta pastelería de solera en Valencia también se especializa en roscones durante la temporada. Cuidan sus masas hasta la extenuación y los elaboran con ingredientes de primera. Una dirección muy a tener en cuenta pero esperamos que los hayáis encargado, ¡se agotan!

 

Pastelería Amada (Calle Aureliano Ibarra, 12 – Valencia)
En Amada encontraréis roscones para merendar en familia o desayunar el día de abrir los regalos. Con sus frutas confitadas, sin almendra y con abundante azúcar por encima y un ligero regusto a mantequilla lo hacen adictivo.

 

Ya veis que para gustos los colores y que cada maestro pastelero hace sus propios roscones, ahora sólo os toca elegir cuál es vuestro favorito.

 

¡Feliz Navidad!

Los mejores cáterings para Navidad

Enfrentarse a los menús navideños es una prueba de fuego, al nivel de mantener una conversación con tu cuñado sin perder los nervios o que tu abuela no vuelva a regalarte calcetines. Si has decidido no abrir ese melón este año y encargar la comida fuera, toma buena nota de este listado, en el que encontrarás propuestas exóticas, tradicionales o veganas, todas hechas a tu medida.

Privat Events (C/ Marina, 124 – El Fort Pienc – Tel. 93 165 41 43)
En Privat Events ofrecen menús navideños personalizados, completamente caseros y perfectos para esos casos en los que prefieres contar que en realidad llevas dos días deslomándote a los fogones, preparando pularda, pavo o cabrito con sus correspondientes rellenos y acompañamientos. Uno de sus platos fuertes es la pastelería, así que si quieres pasar de ese turrón que después languidece tres meses en la nevera pídeles un postre a tu medida.

 

Les tres a la cuina (C/ Sant Lluis, 35 – Vila de Gràcia – Tel: 93 105 49 47)
Cualquier persona que viva o trabaje cerca de la Plaza de la Virreina debería conocer este take away, en el que preparan deliciosos menús para llevar, con fruta y verdura estacionales, divertidos y llenos de sabor. Sus currys, sus arroces y sus cremas y sopas harán felices por igual a omnívoros y vegetarianos en estas fechas señaladas.

 

Ambrosía Concept Catering (C/ Cristóbal de Moura 31-33 Local 2 – Poblenou – Tel. 93 106 62 49)
Utilizando como base la cocina mediterránea, pero sin temer hacer guiños a otras, lo que caracteriza a Ambrosía Concept Catering es la total personalización de sus propuestas. Con ingredientes de primerísima calidad y una trabajadísima presentación en todos los los platos, tapas y bocaditos, dejarás a la familia con la boca abierta (literalmente). También ofrecen servicio de bodega para una experiencia completa.

 

 

La Viandateca (C/ Milà i Fontanals, 28 – Vila de Gràcia – Tel. 93 476 20 60)
Los entrantes son uno de los puntos fuertes de los menús navideños: tanto, que en algunas casas ya no se ponen segundos porque nadie llegaba a catarlos. En La Viandateca encontrarás propuestas perfectas para el picoteo, como quiches de setas con aceite de trufa, croquetas caseras de jamón coca de manzana con queso azúl y cebolla crujiente o el original bizcocho de regaliz con semiesfera de micuit y mango. Si no renunciáis al segundo plato ni de broma, también preparan escudella catalana, pollo de payés con frutos secos o canelones como los de casa, pero sin mover un dedo.

 

Ya veis que por nosotros no tenéis excusa para ser los mejores anfitriones de estas Navidades..

¡Feliz Navidad de parte de todo el equipo de 11870.com!

Disfruta de la Navidad sin pisar la cocina

¿Te imaginas una Navidad sin tener que cocinar para toda tu familia y amigos? Relájate y deja la cocina en buenas manos. Sí, sí, has leído bien, disfrutar de las fiestas sin pisar la cocina es posible. Elige bien al chef y deslumbra a tus invitados. Te desvelamos dónde dar con las mejores propuestas gastronómicas para estas Navidades de algunos restaurantes y servicios de catering de Madrid. No hay mayor placer que cocinen por ti, ¿no crees?

 

Déjalo en sus manos

Catering Triciclo (Calle Santa María 28 – Barrio de las Letras ): la calidad y frescura de los productos, esas recetas de siempre, las de “casa”, y la fusión de sabores de otras partes del mundo, definen la cocina de Triciclo, que podrás llevártela a casa por Navidad gracias a su servicio de catering. Proponen ofertas hechas a medidas según tus necesidades; una buena opción son los menús de comidas o cenas, donde su esencia permanece con platos de temporada elaborados con el mismo cariño y por los mismos cocineros que en el restaurante. “Nos gusta que cada uno de nuestros eventos sean lo que el anfitrión quiera que sea”.

 

Catering Goizeko (Calle del Comandante Zorita 37 – Cuatro Caminos): cualquier reunión familiar o evento que quieras hacer, el catering de Goizeko te lo organiza, y es que disponen de toda la infraestructura necesaria para llevar a cabo cualquier tipo de celebración. Si piensas organizar en tu casa las comidas o las cenas de Navidad, con las propuestas de catering de Goizeko, tus invitados quedarán encantados. La cocina tradicional fusionada con toques de innovación, la calidad de la materia prima… es garantía de éxito si eliges Goizeko.

 

Cristina Oria Alta Cocina a domicilio (Calle Eraso 31 – Guindalera): sí, “alta cocina a domicilio”. Así es el catering de Cristina Oria, sofisticado y delicioso. Ofrecen varias opciones: una de ellas es el “menú cocktail”, lo llevan todo servido con un menaje de porcelana que al día siguiente recogen sin coste adicional. Otra opción puede ser la de pedir por platos – no el menú completo – combinándolos como quieras y listos para servir. Para ponerle la guinda al pastel, han diseñado una Carta especial para Navidad y Fin de Año 2019-2020, con múltiples propuestas para elegir, entre aperitivos, primeros platos, segundos, guarniciones y postres

 

Siéntate y disfruta

Sandó (Calle Isabel la Católica 2 – Sol): quieren que los comensales sean felices con sus propuestas de cocina española de vanguardia. Con esta premisa, han elaborado tres menús de Navidad – desde 69€ – en los que han incorporado algunos de los platos estrella de la carta . Disponen de salones acondicionados para eventos: el Cubo de Cristal y el Salón Tragaluz.

 

La Dominga (Calle del Espíritu Santo 15 – Malasaña): en este bar-restaurante de Malasaña disfrutarás de cocina vasco-mediterránea, una fusión de la que surge una amplia oferta de pinchos y una carta con platos exquisitos. En Navidad, nos deleitan con un menú especial (36,5 euros) que incluye un coctel de bienvenida,  tres principales (a elegir uno), postre una bebida de bienvenida y 1 botella de vino. Entre los platos encontramos algunos que figuran en su carta como las croquetas o el vacío de ternera asada, chimichurri casero y patatas fritas..

 

Taberna el Economato Echegaray (Calle Echegaray 16 – Las Letras): ha llegado para formar parte de las mejores rutas de tapeo y taberneo de Madrid, su salón es perfecto para disfrutar de las comidas o cenas navideñas y disponen de menús para todos los gustos y bolsillos. (desde 30€)

 

Serafina cocina (Calle Espoz y mina 4 – Sol):  Serafina cocina es un espacio multifuncional situado en pleno centro de Madrid, cuenta con muchos espacios amplios en los que disfrutar de su deliciosa carta o de los menús especiales de navidad . Disponen de cuatro tipos de menús,en los que incluyen algunos de sus platos estrella como las deliciosas croquetas de cecina o la ensaladilla cremosa de bonito con huevas de salmón y piparra.

 

Siéntate y disfruta de las fiestas.

Atrévete con la carne madurada

Es fácil perderse en el universo de las carnes maduradas, una tendencia que apuesta por añejar ciertas piezas –durante un periodo de tiempo que puede ir de 21 días hasta años, en casos extremos– controlando al milímetro tanto la temperatura como la humedad del ambiente. Con esto se logra una carne más sabrosa al evaporarse parte de su humedad, y también más tierna al desintegrarse algunos de los tejidos que forman los músculos. Si todo esto te suena a chino pero te genera curiosidad, date una vuelta por los restaurantes que te recomendamos a continuación: te esperan momentos de pura lujuria cárnica.

 


Alba Granados (Carrer Enric Granados, 34 – Eixample)
En Alba Granados trabajan con un único tipo de carne: la de raza frisona. Se trata de reses de seis años de edad, alimentadas con pasto y con una maduración en cámaras –donde controlan la temperatura y la humedad– entre 21 y 25 días. Con esta pieza, de sabor acentuado y textura tierna, preparan en horno de leña Josper un chuletón de más de 400 g de los que invitan al mordisco primitivo: no acompañarlo con patatas panadera y pimientos del Padrón debería ser tipificado como delito. En versión más delicada, el solomillo con parmentier de patata y mantequilla de trufa negra.

 


Casa Paloma (Calle Casanova, 209 – Hospital Clínic)
He aquí otro lugar perfecto para sacar a pasear al carnívoro que algunos llevamos dentro. Su carta incluye diferentes tipos de carne nacional e internacional: desde una frisona de dos años con maduración corta –entre 21 y 60 días– hasta un rotundo buey con la friolera de 270 días en cámara, del que preparan el tuétano asado con salsa chimichurri. Los fans de la carne y el pescado crudo también están de enhorabuena: preparan -y de escándalo- ocho tipos de tartar, entre ellos uno de solomillo con ostras que hay que probar sí o sí.

 


Jaime Beriestain (Carrer de Pau Claris, 167 – Eixample)
Aunque el multiespacio de Jaime Beriestain –que además de restaurante es una tienda de objetos de diseño, un quiosco y una floristería– no está especializado en carne, tiene un par de platos en su carta dignos de aparecer en esta selección. Se trata de su hamburguesa de carne madurada durante 60 días, con panceta ahumada, cebolla confitada, ketchup casero, queso y mayonesa japonesa, en pan de cerveza negra y acompañada de patatas fritas. Si crees que esto puede dejarte con hambre –o quieres compartir–, opta por el chuletón de las misma pieza: ½ kilo de chicha con guarnición de patata ratte y chalota al horno.

 


Can Xurrades (Carrer de Casanova, 212 – Hospital Clínic)
Además de ser precursor en la tendencia de las carnes maduradas, Can Xurrades es el único restaurante de Cataluña que sirve carne de Bos Taurus Ibericus. Se trata de un buey endémico de la cordillera ibérica, criado entre 8 y 12 años -llegan a pesar más de 1,5 toneladas– en los pastos de León, donde se alimenta de gran cantidad de bellotas, que aporta a la carne una sabrosa grasa infiltrada. Tienen chuletón de buey Premium, de 12 años y con maduración de 60 días, chuletón o solomillo de 8 años con maduración de 40 días o steak tartar, hamburguesa, rabo de buey y carpaccios para todos los gustos.

 


Bardeni (Carrer Valencia, 454 – Sagrada Familia)
Dani Lechuga tiene el honor de haber sido el primer cocinero en España en hacerse con una cámara dry ager, una especie de nevera con superpoderes que controla la humedad y la temperatura, con lo que se minimiza la producción de bacterias. Allí reposa –prefiere este concepto a “madurar”, ya que lo hace entre 30 y 60 días, dependiendo de la pieza– lomos personalmente seleccionados de vaca charolais, que sirve no en chuletones pantagruélicos, sino en raciones pequeñas, “casi como si fuera una ventresca de atún: limpias y muy zen”, como las define con el toque de socarronería que le caracteriza.

 


Solomillo (Carrer Mallorca, 251 – Eixample)
La única pieza que sirven en Solomillo es exactamente la que da nombre al restaurante, así que nadie podrá acusarles nunca de generar falsas expectativas. Lo que sorprende es la cantidad de posibilidades que ofrece un local centrado en un solo producto. Cuatro razas diferentes -salers, Black Angus, frisona y rubia gallega–, cada una con el punto de maduración adecuado para potenciar su sabor. ¿Algo más? Pues sí: la posibilidad de pedir una ración al peso y una cantidad de salsas, ensaladas, patatas y otros acompañamientos que aseguran combinaciones novedosas para una buena temporada.

 


Santa Burg (Vallespir, 51 – Sants, València, 273 – Eixample)
Una hamburguesa bien elaborada y con una materia prima de calidad puede ser tan satisfactoria como el más fino (y caro) de los cortes. En Santa Burg lo saben, y por eso para sus hamburguesas de vacuno apuestan siempre por la carne del distribuidor Sergi Soler Capella, casi un miembro más del equipo de su chef Alain Guiard. De esta sinergia surgen bocadillos como el Santa Jeanluxe –con escalopa de foie y manzana caramelizada–, el Santa Royal (acompañado de bacon, cebolla confitada, lechuga y tomate y salsa de mayonesa y mostaza) o el Santa Chilli, con queso cheddar y salsa picante, todos con 150 g de hamburguesa.

 


Lomo Alto (Carrer d’Aragó, 281 – Eixample)
Más que tener la carne como protagonista, Lomo Alto se presenta directamente como un restaurante dentro de una carnicería. Allí Carles Tejedor y su equipo venden y cocinan piezas de bovinos viejos –vaca y buey– de raza ibérica, con una maduración media de entre 60 y 120 días, aunque maduran en sus propias neveras reses enteras durante mucho más tiempo. Cuentan con dos de los mejores proveedores de carne nacionales: El capricho y Lyo. Como opción más rápida y económica, Lomo Bajo, en la planta inferior, ofrece bocadillos imbatibles y un tartar roll de lujo.

 

Las mejores tortillas de patata de la Comunidad Valenciana

Sí, hay vida más allá de la paella en Valencia. La tortilla de patata es uno de los platos spanish típicos y un manjar si se hace bien y se elabora con los mejores productos. En la Comunidad Valenciana encontramos muchos sitios conocidos por sus deliciosos y contundentes almuerzos así como buenos restaurantes que destacan por su cocina de mercado. La tortilla de patatas es una de las opciones preferidas para almorzar, comer o cenar; con o sin cebolla, rellenas de jamón y queso, con chistorra, pimientos, bacalao… aquí te dejamos una selección con algunas de las mejores tortillas de Valencia, Alicante y Castellón. ¡Bon profit!   Las número uno de Valencia

 

Bar Alhambra (Calle de Calixto III 8 – La Petxina): a diario elaboran unas 15 tortillas, cada una de ellas de 32 cm de diámetro y alrededor de 4 quilos de peso. La más demandada es “la española”, de patata y cebolla, tan jugosa que se te deshace en la boca. Además de la clásica, proponen muchos otros tipos: de morcilla, sobrasada, alcachofa, bacon, espinacas, longaniza, pimientos… siempre sobre una base de patatas. Un auténtico templo de las tortillas.

 

Central Bar by Ricard Camarena (Plaza del Mercado 6, Mercado Central – Sant Francesc): ubicado en el corazón del Mercado Central de Valencia, este espacio – dirigido por el respetado chef Ricard Camarena – se compone de dos barras con una cuidada selección de bocadillos, tapas y platos para disfrutar de un buen desayuno, almuerzo o comida. El bocadillo “español” de tortilla de patatas y cebolla despunta por encima del resto de opciones, espectacular.

 

Bodega La Peseta (Calle Cristo del Grao 16 – El Grau): esta bodega lleva desde 1906 ubicada en el barrio marinero de Grau ofreciendo la mejor cocina de mercado y una extensa carta de tapas. Un sitio al que acuden muchos feligreses de su vermut casero -imprescindible “la hora del vermut” los fines de semana – y de sus enormes tortillas que preparan de diferentes formas, todas riquísimas: de calabacín, coliflor, pimientos, berenjena, ajos tiernos… ¡y más!

 

Restaurante Puerta del Mar (Calle Transits 4 – La Xerea): si estás de paseo por el centro de Valencia, esta es una parada obligatoria para almorzar y recargar pilas #AlmuerzodePM. Nada mejor que su tortilla de patatas, que no desmerece a las rellenas como la de jamón y cuatro quesos. Tampoco faltan las tradicionales que exhiben en su barra con el resto de combinaciones. Dicen que es una de las mejores barras de almuerzos de Valencia.

 

Rausell (Calle de Àngel Guimerà 61 – La Petxina): lleva desde los años 40 ofreciendo la mejor comida para llevar de Valencia. En su barra puedes degustar los platos así como las tapas que proponen, o si lo prefieres pídelo para llevar y disfrútalo en casa. No te pierdas sus tortillas, sobre todo la de patata, increíble.   Alicante: al estilo vasco

 

Pintxo Kalea (Avenida Ansaldo 8 – Albufereta): en la zona de la Playa de San Juan se encuentra este bar y restaurante de cocina de mercado y tradicional con una carta de platos sencillos, raciones medianas y respeto absoluto por el producto. Aquí tienen fama los pintxos, elaborados al momento, las carnes como el chuletón a la leña y los pescados como el bacalao. Entre los platos más destacados se encuentra su versión de la tortilla vasca con bacalao desalado pochado, cebolla, pasas y acompañada con una salsa de pimiento choricero y tostadas de pan de cereales casero.

 

Aizkolari (Avenida Locutor Vicente Hipólito 39 – Albufereta): en la misma zona, en Playa de San Juan, se encuentra este restaurante también de cocina vasca. Todas las opciones son buenas – carnes, pescados o productos de la huerta – pero cabe destacar la tortilla de patatas al estilo vasco, con bacalao y pimientos verdes. También encontrarás otros tipos de tortilla como la de chistorra, jamón y queso, una bomba deliciosa.   En Castellón, “buena no, lo siguiente”

 

Las mejores patatas bravas de Madrid

Hoy queremos hablaros de un clásico del recetario madrileño: las patatas bravas. Su origen no está muy claro pero lo que sí está claro es que es un imprescindible del tapeo en Madrid. Eso sí, en lo que a la salsa brava se refiere, hay diferencias. En el Mediterráneo se prepara a base de alioli, aceite y pimentón ligeramente picante. En Madrid, en cambio, hay dos versiones; por un lado la que se elabora con una base de harina y pimentón picante (dicen que es la auténtica) y, por otro lado, la que tiene como base un sofrito de tomate con pimentón o guindilla. Después está el tema de las patatas. Cómo se cortan, su grosor, cómo se cocinan – si se fríen o se cuecen – e incluso si se sirven con piel o sin ella. Un tema, sí señor. También están las que se ciñen a la receta clásica o las que por el contrario se desmarcan de ésta y proponen una opción más innovadora.

 

Docamar (Calle de Alcalá 337 – Ventas): más de cincuenta años son los que lleva este bar y cervecería del barrio de las Ventas – a la altura de Quintana – ofreciendo las que para muchos son “las mejores patatas bravas de Madrid”. El secreto, además de su salsa con base de pimentón y ligeramente picante, está en las patatas: cocinadas con cariño, nada aceitosas, tiernas por dentro y crujientes por fuera. Si quieres añadir más salsa tienen botellas en la barra para que dispongas de la cantidad que quieras. Sin duda, un imprescindible en cualquier ruta de bravas.

 

Las Bravas (Calle de Álvarez Gato 3 – Barrio de las Letras): “la exclusiva, artesana y genuina salsa elaborada únicamente con ingredientes naturales de primera calidad”. Como no podía ser de otra manera, se refieren a la salsa brava, que lleva desde 1950 cosechando éxitos. De hecho van más allá y aseguran que su receta es “imitada en toda España”, aunque se niegan a desvelar sus ingredientes. También aciertan con las patatas: blanditas por dentro y crujientes por fuera. A diferencia de las del Docamar, de tamaño son bastante grandes. Tienen otros dos locales también en el centro de Madrid.

 

Bar Alonso (Calle Gabriel Lobo 18 – El Viso): otro clásico de Madrid. Un bar de tapas de toda la vida (con más de 50 años a sus espaldas), en el que destacan los callos a la madrileña y ¡las bravas! Su barra es considerada una de las mejores de la ciudad y en ella podrás deleitarte con sus patatas bravas acompañadas de unas cañas muy bien tiradas. De hecho, cuentan con una larga cola de feligreses y es que las patatas están en su punto y la salsa no tiene desperdicio.

 

Media Ración by Cuenllas (Calle de la Beneficencia 15, Hotel & Spa Urso – Chueca): novísimo espacio gastronómico ubicado en el Hotel & Spa Urso. Aquí degustarás recetas madrileñas sin artificios, en platos de media ración, donde el producto de temporada es el protagonista. Su máxima es traer al presente platos tradicionales, reinterpretándolos y dándoles su sello personal. Una de esas recetas son sus patatas bravas – muy parecidas a las de La Emulada – que probablemente ya se consideren un imprescindible en las listas de “las mejores bravas de Madrid”.

 

Estado Puro (Plaza Cánovas del Castillo 4 – Barrio de las Letras): de un conocido chef pasamos a otro, Paco Roncero. Aquí las tapas también son las protagonistas; pero de entre todas ellas destacan las patatas bravas. ¿El secreto? Tampoco fríen la patata, la cuecen, y se sirve con piel, con la salsa brava dentro y, como en VI Cool, cubiertas con alioli.

 

Askuabarra (Calle Arlabán 7 – Barrio de las Letras): “lo importante es el producto”. Esta es su filosofía. Y siendo fieles a sus raíces mediterráneas (la casa madre, Askua, está en Valencia) sus patatas bravas #AskuaBravas se preparan siguiendo la receta típica de allí: con alioli casero y aceite de pimentón picante. ¡Mmmmmm!

 

VI Cool Madrid (Calle de las Huertas 12 – Barrio de las Letras): « “V” es la 1ª sílaba de vino y aquí lo servimos en un ambiente contemporáneo, acompañado por comida sencilla y sin complicaciones, pero de intenso sabor. así definen la esencia de esta gastrotaberna. Aquí las protagonistas son las tapas, entre las que destacan las bravas. El chef les da su toque personal y en lugar de freírlas, las hornean; rellenas de una suave salsa brava en el interior y cubiertas en la parte superior de alioli… ¡y voilà! El resultado es “demasié”.

 

Si te has quedado con ganas de más, explora nuestro listado de Barras para comer en Madrid y Las mejores tapas y raciones de Madrid. Seguro que encuentras muchos más sitios donde disfrutar de una buena ración de bravas.

Los mejores desayunos de Barcelona

No tenemos muy claro que el desayuno sea la comida más importante del día pero sí que estamos seguros de que, si es bueno, la sonrisa quedará reflejada en tu cara hasta la hora de dormir. Esta semana hemos hecho una selección de algunos sitios en Barcelona donde disfrutar de un desayuno de maravilla para todo tipo de gustos, desde esmorzars de forquilla hasta la mejor bollería. Porque puedes ser de dulce o de salado pero todo el mundo se merece amaneceres felices comiendo cosas muy pero que muy ricas.

Granja La Pallaresa (Carrer de Petritxol 11 – 933 02 20 36 – Barrio Gótico)
Fundada en 1947, elabora día a día artesanalmente productos como la crema catalana, el arroz con leche o el flan de huevo; pero por lo que es realmente conocida es por su suizo, un contundente y delicioso chocolate con muchísima nata que se puede acompañar con ricos churros, bizcocho o ensaimadas. Las mesas son pequeñas y están muy juntas pero eso forma parte del encanto de este local servido por camareros a la vieja usanza

 

Bar Seco (Passeig del Montjuic 74 – 933 29 63 74 – Montjuic)
Tras las vidrieras que dejan pasar la luz natural y con un buen hilo musical de fondo, el Seco apuesta por alimentos ecológicos de kilómetro cero a un precio imbatible. Es un espacio que se puede disfrutar durante todo el día y en cualquier formato y esto ha hecho que los desayunos saludables que sirven se hayan hecho famosos con sus patés vegetales para bocadillos, zumos energéticos… y mucho más.

Granja Viader (Carrer dén Xuclà – 933 18 34 86 – El Raval)
Es una de las granjas más antiguas de la ciudad (1876) y en su obrador elaboran cada día nata montada, quesos frescos, mató, flanes, crema catalana, churros con chocolate y mucho más. La decoración nos trasladará a hace más de 50 años gracias a sus suelos hidráulicos y su enorme expositor y es que allí podremos consumirlo o llevárnoslo donde queramos, pues además de todo lo que ellos producen también cuentan con productos típicos de la zona (mantequilla, miel, embutidos…). Todo un viaje al pasado más delicioso.

Gut (Carrer del Perill 13 – 931 86 63 60 – Gràcia)
Tras una impoluta y esmerada decoración en blancos y maderas claras Gut, con su estética nórdica, desprende tranquilidad y paz. Su cocina es principalmente mediterránea con ciertos dejes asiáticos e internacionales pero fundamentalmente basada en el mundo vegetariano aunque no exclusivamente. El pan está hecho por ellos mismos cada día igual que la bollería y los desayunos se sirven de 8:30 a 12:00, tanto en versión dulce como salada. Atentos celíacos: tienen unos bocadillos especiales para quitarse el sombrero.

La Esquina (Carrer de Bergara 2 – 937 68 72 42 – El Raval)
Se define como kitchen&coffee, un restaurante singular donde atienden desde el desayuno hasta la hora de dormir. Un lugar “con alma” que cocina como una abuela contemporánea en un espacio de iluminación de diseño con cierto aire industrial.Para ellos la calidad del café es muy importante por lo que cuentan con baristas profesionales que maridan sus bebidas con una carta que destaca por la materia prima y ciertos toques británicos (su chef es londinense). Para desayunar o para el brunch, no hay que perderse los huevos royale o el kedgree, repetirás.

Bar Pinotxo (Mercat de la Boqueria, Carrer La Rambla 89 – 933 17 17 31 . El Raval)
Es una barra de bar de mercado pero siempre está abarrotada y es que desde que Ferrán Adriá admitió que era uno de sus rincones favoritos su éxito no ha hecho más que multiplicarse, y merecidamente. Aquí practican los esmorzars de forquilla, almuerzos contundentes para empezar el día con fuerza y felicidad, pues tras probar su cap i pota o sus garbanzos con butifarra todo el resto ya dará igual. Habrá cola, no es lo más cómodo del mundo pero el trato es súper agradable y los precios comedidos a pesar de la fama.

Can Dendê (Carrer de la Ciutat de Granada 44 – 646 32 55 51 – Poblenou)
Las raíces brasileñas de Patricia Leone, precursora de este proyecto, quedan bien claras en lo que Can Dendê ofrece: una cocina sana, fresca y sobria con destellos de su Sao Paulo natal. Uno de los hits de este acogedor y moderno local es su brunch, que lo sirven todos los días siendo además muy variado: desde huevos benedict a pao de queijo pasando por unos tomates verdes fritos o por pancakes dulces o salados. No se puede reservar así que las colas a veces son largas, pero la espera merecerá la pena.

Norte (Carrer de la Diputaciò 321 – 935 28 76 76 – Eixample)
Tres amigos, licenciados en filosofía, periodismo e historia del arte, se hicieron con este coqueto bar en un esquinazo para reelaborar platillos de origen gallego y vasco fundamentalmente. Son toda una potencia en desayunos y almuerzos y es que desde las 8 de la mañana sirven unas tortillas y revueltos espectaculares y sus tostadas con mermelada casera tienen casi club de fans. Además, todo el vegetal de temporada es ecológico.

OMA Bistrot (Carrer del Consell de Cent 227 – 933 48 70 49 – Eixample)
Mucha luz, una situación privilegiada y el aire industrial de OMA Bistrot, hacen que cualquiera quiera entrar por sus puertas. Su oferta dura todo el día y cuenta con un personalizado Café El Magnífico apostando fuertemente por el producto local. Tanto los desayunos como los brunch son su fuerte con versiones saladas pero también un sinfín de dulces caseros. Además, los amantes de la cerveza estarán felices aquí pues cuentan con seis tiradores de cervezas artesanales nada comunes comercialmente, ¡un tesoro!

Epicerie (Carrer de Pau Claris 145 – 934 96 19 28 – Eixample)
El chef Romain Fornell (estrella Michelín en Caelis) está detrás de este pequeño salón, ya famoso por sus crêpes y su pastelería francesa. Para los crêpes, encontraréis opciones saladas, de jamón y queso o mozzarella y tomate, y dulces, con frutos rojos, nata y fresa, chocolate… Para llevar, tienen una opción de take away, además de vender ciertos productos in situ.

 

¿Eres más de desayunar tarde? Visita nuestra colección de Brunch en Barcelona para conocer los mejores sitios para este almuerzo o si te gusta empezar el día con algo salado, conocer los mejores bocadillos de Barcelona también te será muy útil.

Restaurantes donde disfrutar de buen producto

Una verdad universal es que la calidad garantiza el éxito. Con la gastronomía ocurre lo mismo. Aquellos restaurantes que llevan años ofreciendo la mejor materia prima, que cuidan la selección de sus productos, su procedencia… suelen ser los mejor valorados entre una oferta amplia y variada que en Madrid crece sin parar. Pero ellos ahí siguen. Muchos convertidos ya en verdaderas instituciones. A continuación os dejamos aquellos restaurantes donde degustar buen producto: carnes, mariscos, verduras, pescados, y con el otoño, setas y carne de caza. Donde esté lo bueno, ¡no hay lugar para las dudas!

Carne

Casa Julián de Tolosa (Calle Ibiza 39, 910 60 72 10): Es el tercer asador de la familia Gorrotxategi . Encontrarás un restaurante moderno con interiorismo de Lázaro Rosa Violán y una oferta gastronómica con la parrilla y el producto de calidad como señas de identidad.

 

Askua Barra (Calle Arlabán 7, 915 93 75 07): cocina de mercado donde el producto es el protagonista, siguiendo así la estela de su homónimo valenciano, Askua. Y todo por conseguir los sabores más puros. Emplean técnicas que lejos de enmascarar la esencia de la materia prima, la ensalza. Rabo de toro, callos, chuleta de lomo alto o bajo de vacuno mayor, chuleta de Cárnicas Premium y steak tartar. ¡Un festín carnívoro que te quitará los sentidos!

 

Vaca Nostra (Paseo de la Castellana 257, 913 78 88 06): son carniceros y te asesoran sobre la carne que más te llame la atención. Chuletón de lomo alto o bajo a la parrilla (felckvieh-simmental de Baviera o rubia gallega), bueyes de razas autóctonas (preguntar sobre razas disponibles), de países lejanos (Angus Black de USA, Wagyu de Japón) y otras elaboraciones de carnes como el carpaccio de lomo de vaca, steak tartar picado a cuchillo y condimentado al momento, rabo de vacuno…

 

Carnes y pescados

Nájera (Calle Claudio Coello 116, 915 43 10 82): si algo destaca en Nájera es la calidad de todos y cada uno de sus productos. Ramón, el dueño, acude a diario al mercado para comprar la carne y el pescado frescos, siempre en busca de la mejor materia prima para ofrecer raciones y platos exquisitos donde el sabor prima, sin atisbo de pretensiones gastronómicas. Gambas, langostinos, las “kokotxas” de merluza, las chuletillas de lechal, los cortes de buey a la plancha…

 

El Qüenco de Pepa (Calle de Henri Dunant 21 – 23, 913 45 10 84): aquí tampoco enmascaran el producto… porque cuando éste es bueno, ¿para qué maquillarlo? Y es que la cocina de Pepa es como ella, sencilla. El secreto está en la materia prima: los pescados y mariscos llegan a diario de La Coruña, las carnes proceden de Galicia y la sierra de Madrid, y sus famosos tomates, únicos por la recuperación de semilleros de más de un siglo y hortalizas que cultivan en su huerta.

 

Setas

El Imperio (Calle de Galileo 51, 915 49 51 71): el otoño nos trae muchas alegrías gastronómicas, una de las más apreciadas, la micología. Pues bien, este restaurante es conocido por su especialidad en setas. Se trata de uno de los más famosos templos de la micología madrileña. Perfecto para todos los que quieran disfrutar de una materia prima excepcional. Setas para todos los públicos, incluso para los que buscan variedades menos vistas. Un imprescindible.

 

Verduras

La Manduca de Azagra (Calle de Sagasta 14, 915 91 01 12): este restaurante nació en un pueblo de Navarra y se trasladó a Madrid sin perder las raíces. El mismo equipo que lo abrió trajo consigo los mejores productos, sobre todo verduras. Hoy se ha convertido en un punto de encuentro para los más sibaritas por sus exquisitas alcachofas, los espárragos o los míticos pimientos de cristal con huevo frito.

 

Pescado

El Filandón (Carretera Fuencarral – El Pardo (M-612) Km.1,9, 917 34 38 26): el pescado aquí llega directamente desde Pescaderías Coruñesas. Se declaran verdaderos “apasionados de los productos del mar” y, por ello, buscan constantemente la mejor pesca del día. Merluza de anzuelo (cogote o cola), pixín, lenguado Evaristo, rodaballo, besugo de la pinta… Elijas la opción que elijas, te dejará con ganas de volver pronto.

 

Marisco

Marisquería El Cantábrico (Calle Padilla 39 , 914 02 40 87): es una de las marisquerías de referencia de la ciudad. La calidad de sus mariscos y pescados es innegable, con especialidades como: las gambas blancas de Huelva los percebes, centollos, langostinos, nécoras, ostras o los salazones …

 

Restaurante El Pescador (Calle José Ortega y Gasset 75, 914 02 12 90): desde 1975, han logrado trasladar Galicia a Madrid a través de sus pescados y mariscos, así como otros productos de la tierra. Gracias a la calidad de los mismos y a la cuidada elaboración de sus platos, hoy El Pescador es considerado un digno representante de la alta cocina con marisco en Madrid. A diario, reciben desde Pescaderías Coruñesas pescados y mariscos que son cocinados siguiendo la mejor elaboración, sin enmascarar el producto.

 

Caza

Lakasa (Plaza Descubridor Diego de Ordás 1, 915 33 87 15): con la llegada del otoño, tampoco podemos olvidarnos de la carne de caza. Un imprescindible de la cinegética es este ya afamado restaurante. Y es que la temporada de caza es un momento capital en la cocina de Lakasa, y lo demuestra con platos como el tartar de corzo, la tórtola asada o el grouse con salsa al Savagnin.

 

 

Son muchos más los restaurantes que ofrecen buena materia prima. Explora nuestro listado de Restaurantes con materia prima en Madrid, donde descubrirás sitios donde comer mejor que bien.

Endulza el Día de Todos los Santos

En Valencia por estas fechas la tradición repostera manda. Las pastelerías de la ciudad elaboran dulces típicos para el Día de Todos los Santos: panellets, huesos de santo, buñuelos de viento… así como sus especialidades, las que ofrecen durante todo el año y que son una apuesta segura. Y es que no hay nada mejor que entrar en calor y celebrar cualquier ocasión especial con un buen postre. No os perdáis esta selección con algunas de las mejores pastelerías de Valencia, a la que sumamos una de las más TOP de Alicante, donde encontraréis dulces irresistibles para disfrutar estos días.

 

La Rosa De Jericó (Calle Hernán Cortés 14 – El Pla del Remei): para muchos se trata de una de las mejores pastelerías de Valencia. Sin olvidar la innovación, en Jericó mantienen la tradición – desde que abrieron sus puertas en 1980 – así como las materias primas valencianas en cada una de sus elaboraciones. Para la festividad de Todos los Santos preparan buñuelos de viento, huesos de santo y panellets para todos los gustos y sabores.

 

Pastelería Montplá (Carrer de Pizarro 32 – El Pla del Remei): llevan desde 1973 ofreciendo pan, bollería, pastelería dulce y salada, todo 100% artesanal. La filosofía de trabajo de Pastelería Monplá es “la ilusión y la implicación en la elaboración de todos sus productos”. Triunfan sus dulces en época de Pascua y los pastelitos de Sant Donis, pero también en el resto de festividades.

 

Limón y Merengue (Calle de Sueca 6 – Russafa): “días especiales, merecen dulces únicos”. Lo dejan bien claro. Así que para fechas señaladas, nada mejor que llevarte uno de sus productos, sobre todo las tartas.

 

Forn Velarte (Calle Vicente Puchol 47): ya son 130 los años que lleva este horno tradicional ofreciendo, la que consideran la mejor repostería y los mejores panes de la ciudad, y es que ostenta el distintivo oficial “Horno Tradicional” otorgado por la Confederación de Panaderos de la Comunidad Valenciana. Su filosofía es la de conservar por completo los sabores y aromas de los productos tradicionales. No te pierdas sus calabazas de todos los santos rellenas de chocolate.

 

La Tahona del Abuelo (Carrer dels Àngels 84): comenzó sus andaduras por allá en el año 1886 en el Cabanyal, probablemente el comercio más antiguo del barrio y de los de Valencia. Endulzan la fiesta de Todos los Santos y Halloween con panellets, huesos de santo y buñuelos de viento rellenos de nata, trufa y crema. Hoy cuenta con 3 obradores en la ciudad.

 

Cómete Barcelona entre dos panes

De autor, de toda la vida, de inspiración oriental, cocinados a fuego lento y chorreantes de salsa barbacoa o rellenos de los guisos que podría preparar tu abuela: la oferta bocadillera de Barcelona es interminable, por suerte para todos los que pensamos que todo sabe mejor si se come con pan. En esta lista están algunos de nuestros locales y bocatas favoritos: no les cojas demasiado cariño, porque te los habrás comido antes de que te dé tiempo a pedir más servilletas.

 


Entrepanes Díaz (Carrer de Pau Claris, 189 – Diagonal)
Técnicas y materia prima de alta cocina metida en un bollito crujiente de miga esponjosa elaborado por el Forn de Sant Josep: eso -además de un servicio inmejorable- es lo que vamos a encontrar en Entrepanes Díaz. Su bocata de calamares se caracteriza por una fritura ligerísima y crujiente, y va aderezado con una mayonesa de su propia tinta y un poco de perejil. El Antxon es pura lujuria, chistorra, crujiente de patata y huevo a baja temperatura. Consultad la pizarra para descubrir el resto de la carta, y acompañadlos con ensaladilla rusa, sus bravas horneadas o una ración épica de callos con garbanzos.

 


Can Conesa (Carrer de la Llibreteria, 1 – Jaume I)
Un clásico que ya ha alimentado a varias generaciones -abrieron en 1951- desde su pequeño local al lado de la Plaça Sant Jaume. Aunque también hacen bocadillos fríos -el clásico pa amb tomàquet con jamón, queso, longaniza o butifarra- destacan sobre todo por su estupendo dominio de la plancha. Su hamburguesa de las de toda la vida, de las que se nota la calidad de la carne, el queso fundido y la cebolla pochada redondeando el conjunto, la butifarra de calçots -solo en temporada, aún puedes probarla- o el Thüringuer, de bratwutrst con chucrut son algunos de los motivos para volver a su barra una y otra vez.

 


Bar Fidel (Carrer de Ferlandina 24 – Universitat)
Encontrar mesa en el Bar Fidel en fin de semana es casi más difícil que hacerlo en el Celler de Can Roca. El secreto de su lleno absoluto está en sus bocadillos, que lleva un buen montón de años alimentando a los parroquianos del Raval con sus bocadillos creativos. Con queso, jamón canario, salchichas al vino o pollo especiado como base -además de los ´gambusinos’ y ‘gourmet’, dan para no repetir aunque vayas muy a menudo. También tienen ensaladas, unas bravas campeonas, menú de mediodía y otros platos caseros como arroces o canelones.

 


Sagàs, pagesos i cuiners (Pla de Palau, 13 – Barceloneta)
El concepto que da forma a Sagàs, pagesos y cuiners, pivota alrededor de un pequeño pueblo del Berguedà del mismo nombre en el que se encuentra Cal Rovira, una pequeña explotación ganadera donde se crían todos los animales que llegan a estos deliciosos bocadillos. Oriol Rovira, el pequeño de la saga, parte de ese impecable producto y lo lleva de paseo por el mundo en forma de porchetta con el jugo de su cocción en coca de Folgueroles o un potente Bánh Mì vietnamita. También hay pescado, calamares y oferta vegetariana, además de múltiples acompañamientos.

 


Chivuo´s (Carrer Torrent de l’Olla, 175 – Fontana)
Cinco bocadillos -más alguno en rotación- son la base de la carta de Chivuo´s, y la verdad es que no hace falta más. Su pulled pork es de los más conocidos a fuerza de prodigarse con éxito por todos los eventos de street food de la ciudad, pero el Philly Cheese Steak, la hamburguesa y el Tuna Melt también merecen atención. El de Torrent de l´Olla fue el primero en abrir, pero ya tienen dos locales más en el Raval y l´Eixample: escoge el que te quede más cerca y deja que su sustanciosa salsa te caiga en churretes hasta los codos mientras pruebas su selección de cerveza artesana. Vale la pena.

 


Pastrami Bar/Paradiso (Carrer de Rera Palau 4, – Barceloneta)
Mucho ha llovido desde que los creadores de Rooftop Smokehouse empezaron a hacer pruebas de ahumados en su patio con un barril como toda herramienta. Desde entonces han aprendido a hacer el mejor pastrami de Barcelona, y en su Pastrami Bar puedes probarlo en un soberbio bocadillo. Los de panceta con kimchi, ternera a baja temperatura con mostaza de cerveza y caballa ahumada con ensalada de remolacha piden una segunda, tercera y cuarta visitas. Si cuando termines empujas la nevera roja que hay a la derecha de la barra, te llevarás una sorpresa (en forma de delicioso cóctel).