Cine al fresco
El 29 de junio empieza en la Sala Montjuïc su programación nocturna con películas al aire libre, conciertos y cortos.

Mona Hatoum en la Fundación Joan Miró
Muestra que recoge el trabajo de la artista palestinobritánica.

Najwa vuelve al escenario
Razzmatazz acoge el próximo 30 de junio el concierto de Najwa, que presenta su último disco,”Donde Rugen los Volcanes”.

Guim Tió Zarraluki y la belleza
El artista reflexiona sobre la belleza en la Galería Miscelánea .

a salto de tapa: del dumpling a la croqueta

Para ser un plato tan habitual no es tan fácil el encontrar un sitio donde te hagan una buena tapa, especialmente en el centro de la ciudad. Muchos locales buscan la satisfacción del turista que, quizás por desconocimiento, puede que vaya a ser menos exigente en la calidad. Pero alguien que tenga incluidos estos bocados en su cultura gastronómica no pasará por alto si la textura de la croqueta es la adecuada o si el precio es excesivo en relación a la calidad. Por ejemplo.

Pero hay buenas noticias para los amantes de la tapa: desde hace algún tiempo, ha habido un resurgir de este tipo de platos, con cocineros y restaurantes que enarbolan la bandera de la calidad y el buen hacer. Algunos son sitios modernos, otros dirigen la mirada hacia otros continentes y otros cultivan el espíritu aventurero de la fusión, por no olvidar aquellos que cuidan las tradiciones para extraer lo mejor de ellas. Tú escojes según tus apetencias del momento. Aunque sin duda te recomendamos ¡Que los pruebes todos!

Tradicionales: calidad con solera

Morro Fi (Consell de Cent 171): después de tanto probar y puntuar la calidad de los bares y restaurantes caseros de Barcelona, los autores del blog Morro Fi se decidieron a abrir su propio bar, que para eso habían ganado tanta experiencia. Amantes del buen vermut (hacen el suyo propio), también ofrecen cañas bien tiradas y, por supuesto, tapas. simples pero de calidad. Gana popularidad con cada plato que sirven. Gastronauta lo corrobora: “es un bar de vermuts con tapitas buenísimo”.


Cal Pep (Plaça de les Olles 8, 933 10 79 61): los más duchos en el tema del tapeo sonreirán con aire de suficiencia pensando “cómo no lo voy a conocer”. Pero hay que tener cierto conocimiento de “los buenos bares” para llegar a él. Su apariencia es la del bar de toda la vida pero en sus platos se esconden auténticas bombas para el paladar. A Mònica la conquistaron con: “una ración de trifàsic fregit (lo que vendría a ser una fritura de moralla) que quitaba el hipo”. ¿No te ha dado hambre?

Originales: la emoción de la sorpresa

Fábrica Moritz (Ronda de san Antoni 41, 934 26 00 50 ): la antigua Fábrica Moritz ha vuelto a abrir sus puertas pero esta vez reconvertida en un local gastronómico. Tienen platos que hacen las veces de tapas y el origen alsaciano de Luis Moritz, creador de la marca, está presente en muchas de ellas como, por ejemplo, en el Flammkuchen, un plato parecido a la pizza que se hace con restos de pan, crema ácida, cebolla y bacon. Antonio asegura: “la calidad de las tapas es buena”.


Paco Meralgo (Muntaner 171, 934 30 90 27): es difícil encontrar sitio, porque la fama del bar ha ido corriendo de boca en boca. Se definen a sí mismo como “alta taberna”, un lugar  en el que se va a tapear pero con exigencias gastronómicas. La carta aglutina clásicos como las croquetas y platos más atrevidos, como el montadito de steak tartar, por poner sólo un ejemplo. Víctor Ibáñez  apunta que: “su éxito fundamental es el producto de calidad, pues las tapas que más me gustan son las que mantienen el producto menos manipulado”.

Asiáticas: nuevos sabores, mismo formato

El Mosquito (Carders 46, 932 68 75 69): ¿tapas asiáticas? Pues sí, aunque de entrada parezca imposible, no lo es. La estrella de la carta son los dumplings (empanadillas rellenas procedentes de China), aunque también destaca su variedad de cervezas. Breno Fortes lo recomienda que pruebes “el de cerdo con langostino; suena raro pero está buenísimo”.


Dos Palillos (Carrer d’Elisabets 9, 933 04 05 13): el concepto de tapas asiáticas se repite en este caso de mano de Albert Raurich, ex jefe de cocina de El Bulli, y de Tamae Imachi, sumiller japonesa y su esposa, además. Aquí se pueden disfrutar de alrededor de treitna tapas y seis postres (existe también el menú degustación) en un local ambientado por Fernando Amat (Vinçon). Para Manuel es “absolutamente espectacular ver cómo van cocinando los platos, y cómo se va sirviendo”.

De autor: tapas con nombre propio

Tickets Tapas Bar (Avda. Paralelo 164, 932 92 42 50): nuevo proyecto de los hermanos Adriá junto a los hermanos Iglesias que explota el formato de la tapa con el inigualable toque del famoso cocinero catalán. En la carta se pueden encontrar tapas tan sugerentes como los “mini airbags rellenos de queso manchego” o el “cornete de ventresca de atún con jugo de piparra”. Ulises69 ha sido uno de los afortunados que ha podido probarlo (la lista de espera es de tres meses) y asegura: “Se trata de un lugar donde hay que ir dispuesto a divertirse y sorprenderse.”


Sureny (Plaça Revolució De Setembre De 1868 17, 932 13 75 56): tapas de diseño es la definición que se le puede dar al tipo de productos que se sirven en el Sureny. Más allá de la satisfacción propia de la tapa, estos bocados buscan la sorpresa y la innovación con mezclas tan poco habituales como las que Natanueces señala como sus preferidas del local: “El atún marinado en salsa de soja y el foie fresco con polvo de galletas Oreo”. El foie caramelizado también es una de las estrellas de la carta.

Modernas: picoteo a la vanguardia

Piscolabis (Rambla Catalunya 27, 933 06 96 69): parece imposible encontrar un buen sitio en una calle tan céntrica como la Rambla Cataluña, plagada de reclamos para “guiris” desconocedores de lo que es una buena tapa. Pero resulta que el Piscolabis es uno de ellos, con  precios razonables y productos de calidad acompañados de una decoración moderna y agradable. Para Kitty Wu siempre es “un buen recurso” y recomienda, entre otras cosas, “el foie y los huevos estrellados con sobrasada negra”.


Lolita tapería (Tamarit 104, 934 24 52 31): en la sede del antiguo (y conocido) Inopia Classic Bar se sitúa este local que mantiene al mismo responsable detrás: Joan Martínez. La especialidad del negocio son las tapas, de las que destaca la calidad de sus ingredientes. En su amplia carta conviven propuestas clásicas con otras más sorprendentes, como puede ser la pulga de roast beef con filete de buey y salsa Horseradish. Mrmrsgourmet asegura que  estamos ante “un buen bar de tapas donde poder ir a tomar el vermut los sábado por la mañana o bien ir a cenar”.

Si aún te quedan ganas de seguir descubriendo nuevos sitios dónde disfrutar de unas buenas tapas, no dejes de visitar otros sitios de tapeo…