cultura en el ultramarinos

Cincuenta años no son nada. Eso debió pensar el artista multidisciplinar Rafael Clemente al decidirse por esta tienda de ultramarinos que llevaba cerrada cincuenta años después de sufrir un incendio. Hoy, el Espacio Cultural La Victoria pretende ser un espacio cultural alternativo que reúna exposiciones de diversas disciplinas, teatro, música en directo, humor, talleres de creación e incluso cañas y tapas en su bar (están en Tapapiés con una tosta de queso con crema a la hierbabuena, tinga de pollo y frutos caramelizados que promete). Un espacio que desafía a la crisis y plantea que la cultura es un medio para regenerar la sociedad. Le guste a quien le guste.

gastronomía con firma venezolana

Fernando Rodríguez, venezolano, llegó a España en 2008 con 4.000 euros y ganas de montar una fábrica de quesos venezolanos, el negocio que tenía su familia en Miami. Aprendió a elaborarlos y tras mucho luchar logró un crédito. Junto a su suegro, un malagueño que ha pasado la mayor parte de su vida en Venezuela, montó la fábrica en Rivas. “Fueron dos años de trabajo sin cobrar; un año después montamos la pastelería Delicias Araguaney Gourmet y hace unos meses, para completar, el grill de carnes, Delicias Araguaney Grill”.

La de Fernando es la historia de muchos venezolanos que han dejado su país por la difícil situación que atraviesa. En realidad, según nos comenta él mismo, siempre ha sido así. “Hemos vivido permanentemente en crisis y siempre hemos salido; en España ahora la gente está abierta a cosas diferentes, con lo poco que se puede gastar uno quiere probar cosas nuevas, y los venezolanos estamos trayendo cosas nuevas”.

Y así parece. No hay más que pensar en su asador (donde las carnes se acompañan de guarniciones venezonalas, sin las típicas patatas fritas) o en negocios como la premiadísima Panamericana, donde comer es algo que gusta y que además es divertido. Os traemos los diez mejores locales con sello venezolano. ¡Ojo que vienen pegando muy fuerte!

La Panamericana (Hortaleza 72, 915 24 13 97): Emiliano Reyes, sushiman venezolano, llevaba años apostando por una cocina de estilo nikkei en Yataki, pero sentía la necesidad de reinventarse y así nació este joven y premiadísimo local, escaparate perfecto sus recetas latinas, criollas y mestizas con divertidas presentaciones (su falso sushi-postre es el mejor ejemplo) con  una gran prevalencia de los cebiches. Tan bien le ha ido que Yataki se ha convertido en la segunda sucursal de su revolucionario local.


La Candelita (Barquillo 30, 915 23 85 53): Valeria Iribarren es la hcef venezolana de este local desde el que reivindica la gastronomía más pura de su tierra, aunque con concesiones a la renovación. Además un espacio tipo “afterwork”, perfecto para disfrutar con los variados cócteles (los de ron, como no podría ser menos, son la especialidad).


Maye’s Bistro (Tierra de Melide 13, 912 87 62 72): esta deliciosa hamburguesería, impulsada por venezolanos, es un ejemplo de éxito total. Tienen una variadísima carta de hamburguesas muy creativas, con algunos guiños latinos como el queso blanco pico de gallo o los chimichurris.


Murillo Café (Ruiz de Alarcón 27, 913 69 36 89 ): aunque el local lleva funcionando desde 1927 el triunfo le ha llegado hace unos dies meses. Concretamente desde que pasó a manos de  las venezolanas Eliza Arcaya (diseñadora) y su socia, Johana Muller. ¿La clave del éxito? Bonita dercoración, precios sensatos y platos sencillos y frescos (pizzetas, ensaladas, tartates), con algunos guiños a la deliciosa gastronomía de su país (cachapas, tequeños…) y al buen humor: no en vano la carta la ha redactado Boris Izaguirrre, amigo de la casa.


Teresita Chuecos Cake’s Design (Serrano 108, 915 77 65 74): ¿Qué tienen en común un edificio y las tartas? Pues que estas son también una cuestión de estructura y diseño. Y si no que se lo digan a Teresita Chuecos, una arquitecta venezolana que comenzó haciendo una tarta de La Sirenita y que montó su exitoso negocio en 1992. Sus tartas, espectaculares, son habituales en fiestas y presentaciones, y un reclamo para cualquier boda. Se nota quién las hace.


Lieu (Amnistía 10, 915 41 74 81): Daniele Scelza, chef y dueño de este coqueto local, tiene un currículum impresionante: formado, entre otros sitios, en el Institut Paul Bocuse de Francia, ha trabajado junto a grandes de los fogones como Ramón Freixa y en El Celler de Can Roca. Ahora, junto a su esposa Mariela regenta su primer proyecto propio, un restaurante donde priman el producto de temporada y en el que la técnica se pone al servicio de lo lúdico.


Restaurante La Cuchara (Conde de Peñalver 82, 913 09 34 05): Leonardo Araujo, venezolano, llevaba años trabajando en Girona y le empezó a asaltar la idea de tener su propio negocio en Madrid. Así que cogió el traspaso de este local, en el que lleva ya más de dos años poniendo en práctica una cocina española aunque con concesiones más latinas, como la entraña de ternera con chimichurri. Su menú del día, por 10.95 euros, es una forma estupenda, asequible de probar su cocina. Y según dicen, saludable.


Antojos Araguaney Grill (Apolonio Morales 3, 913 50 97 49):Fernando y Ricardo son los impulsores de este asador,abierto en verano, que está funcionando realmente bien al aunar entrantes típicos venezolanos con deliciosos cortes de carne y guarniciones diferentes con un ticket de entre 25 y 30 euros.


Antojos Araguaney Gourmet (Campo de la Estrella 7, 914 27 44 60): en Las Tablas viven un montón de venezolanos y es frecuente que todos se reúnan aquí. Además de ofrecer empanadas, tarta tres leches y un montón de pasteles autóctonos para degustar en casa o reuniones, venden productos como tequeños. quesos venezolanos, arepas y otras delicatessen para nostálgicos o paladares con ganas de probar algo nuevo.


Tartas con estilo (Fermín Caballero 14, 616 53 79 28): esta dulce empresa nació en Caracas de la mano de las hermanas Carol y Toñi Blanco. La de su familia es una historia de amor por la repostería; de hecho su bisabuela tuvo la primera pastelería especializada en repostería marroquí de Puerto La Cruz, (Venezuela). A lo largo de los años han mantenido sus recetas y tradiciones y han ido aumentando su libro de recetas y técnicas.  Tienen preciosas tartas, cupcakes, popcakes para todas las fiestas.

Si lo tuyo son las arepas, el pabellón, el tres leches y el bienmesabe, amigo mío, échale un ojo al resto de restaurantes venezolanos en Madrid.


Foto de portada:
William Neuheisel