Para Año Nuevo: chocolate con churros

El mejor antídoto para combatir el frío (¡a ver si llega!) es una buena taza de chocolate caliente acompañada de unos churros o unas porras. En Madrid es una tradición centenaria cuando llega el Invierno, y más por estas fechas. La Navidad llama a degustar este dulce manjar, y sobre todo tras una noche de fiesta como la que estamos a punto de celebrar para despedir el año. ¿Qué tal pasar la resaca de Nochevieja o dar la bienvenida al 2016 con un chocolate y unos churros?

Chocolat Bar (Calle de Santa María 30, 914 29 45 65): ubicado en el Barrio de las Letras, esta chocolatería solo cuenta con ocho años de edad. Aquí los churros y las porras, también los croissants, son lo más demandado. Siempre acompañados con una taza de chocolate caliente, claro. Nada grasientos, 100% artesanales y bien crujientes. ¡Ñaaaaaaaaam!

Casa Manolo (Calle de Jovellanos 7, 915 21 45 16): al lado del Congreso de los Diputados encontramos este bar inaugurado en 1934 y que hoy sigue siendo todo un clásico. Además de sus croquetas, los churros son el must por excelencia de esta casa de comidas, recién hechos y bien redondos. Los desayunos son impensables sin este delicioso manjar.

Chocolatería Churrería Siglo XIX (Calle Santa Engracia 41, 914 45 56 75): tres son las generaciones que han ido heredando la tradición de esta churrería en el distrito de Chamberí. A diario elaboran los churros y las porras que puedes acompañar con uno de sus chocolates a la taza (a elegir entre un amplio surtido). Tienen más locales en Vallecas, el barrio de Delicias…

La Encarnita (Calle de Meléndez Valdés 45, 915 49 48 59): en el barrio de Argüelles se encuentra esta churrería, otro clásico de Chamberí. Su dueño lleva muchos años madrugando para preparar churros y porras. La mayoría de clientes se acercan a comprarlos para disfrutarlos en casa pero también puedes tomarlos allí mismo.

La Andaluza (Calle Hernani 10, 915 53 76 12): muchos echan de menos unas mesas donde sentarse. Aquí los churros y las porras hay que degustarlos de pie. Especialmente tienen buena fama las porras, bien fritas y nada aceitosas. Están tan ricas que merece la pena comerlas de pie…

Chocolatería Valor (Calle Postigo de San Martín 7, 915 22 92 88): los turistas suelen acudir en masa a esta franquicia cuando visitan Madrid (solo hay que ver las largas y eternas colas que se montan para entrar). Su especialidad es el chocolate que la gente suele acompañar con churros o la bollería artesanal que ofrecen.

Chocolatería San Ginés (Calle del Arenal 11, 913 65 65 46): lleva desde 1894 siendo la chocolatería de Madrid más famosa y concurrida. Su fama es internacional, de hecho tiene sucursal en Shangai. Una buenísima opción para enfrentarnos a un madrugón o para combatir la resaca de las fiestas navideñas, y es que abre las 24 horas durante todo el año.

La Antigua Churrería (Calle Bravo Murillo 190, 915 70 06 45): esta churrería lleva ya generaciones y generaciones ofreciendo los mejores churros y porras del barrio de Tetúan. Se elaboran, a diario, cada mañana. Los fríen en aceite de oliva y si eres muy goloso puedes pedirlos rellenos de crema, dulce de leche o bañados en chocolate.

¿Te has quedado con ganas de más? En nuestro listado de dónde comer chocolate con churros en Madrid encontrarás muchas más chocolaterías para empezar el año de la manera más dulce y placentera.

¿Vas a despedir 2015 en la Puerta del Sol?

Una de las fiestas más celebradas en Navidad es la Nochevieja. Muchos prefieren huir de la muchedumbre y apostar por un plan más tranquilo en casa: tomando unas copas, bailoteando o viendo los programas kitsch que ofrecen los canales españoles de televisión. Y los más atrevidos optan por ir a la Puerta del Sol a tomar las uvas, donde se aglomera una masa de gente disfrazada con pelucas y los atuendos más llamativos. Este año estará limitado por un aforo máximo (inferior a 71.100 personas) y el acceso se restringirá a cuatro puntos: la carrera de San Jerónimo y las calles de Alcalá, Arenal y Mayor. Si celebras el fin de año en la Puerta del Sol, ¡toma nota y no te atragantes con las uvas!