Dónde comer en el Paseo de la Castellana y alrededores

¿Trabajas en el Paseo de la Castellana o por la zona? Probablemente tengas fichados algunos sitios donde comer con tu jefe tras una interminable reunión, pillar algo para llevar a la oficina, tomar unas copas en un buen afterwork con tus colegas… Pues bien, te lo queremos poner fácil; por eso hemos seleccionado 11 restaurantes de todo tipo y para todos los gustos y bolsillos que se encuentran en el Paseo de la Castellana o en las calles lindantes. ¡Elige bien!

 

Amparito Roca (Calle de Juan Bravo 12 – Castellana): este prestigioso restaurante de Guadalajara – dicen que el preferido del rey emérito Juan Carlos – aterrizó en otoño de 2016 en las inmediaciones del Paseo de la Castellana. Aquí degustarás alta cocina de mercado, de inspiración innegablemente popular para apelar a la memoria gustativa de la gente: “guisamos para nuestros clientes”. Recomiendan: el ajoblanco con crujiente de torrezno y sardina ahumada así como las alubias pochas.

 

Fuku (Calle Marqués de Villamejor 8 – Castellana): el maestro Osanay cuenta con más de treinta años de experiencia en la cocina japonesa aportando un nuevo estilo a la técnica tradicional. Osanay es el alma de Fuku. Platos como la carne de waygu en forma de steak tartar o una forma distinta de tomar sushi, como el de toro o viera, son ejemplos de ese estilo diferente. Además se caracteriza por utilizar en sus recetas ingredientes de temporada para así dar a cada plato un nuevo giro.

 

Marieta (Paseo de la Castellana 44 – Castellana): en plena Castellana se encuentra este restaurante que recorre ciudades como Londres o Nueva York, países como Vietnam, es un invernadero, una biblioteca, una fábrica… En el corazón del local el cliente podrá ver en directo cómo se elaboran los platos, cocina mediterránea y de mercado con deliciosas recetas como: la coca de escalibada ,mayonesa de conserva y tataki de bonito del norte, las costillas 70º maceradas durante 24 horas en salsa barbacoa con Bourbon o el steak tartar.

 

El 38 de Larumbe (Paseo de la Castellana 38 – Castellana): bajo la batuta del chef navarro Pedro Larumbe. Perfecto para disfrutar desde el café de la mañana hasta el gin tonic de la noche, con una carta en la que no faltan raciones, tapas… y exquisitos platos como los lomos de sardina ahumada con guacamole, tierra de aceituna negra y corazones de tomate o sus chipirones a la plancha con sus puntillitas fritas y aire de lima.

 

Bibo (Paseo de la Castellana 52 – Castellana): luz, diversión, una carta muy amplia con influencias de todas partes y mucho más tiene lugar en Bibo Madrid, el restaurante del dos estrellas michelín Dani García, homónimo al que también tiene en Marbella. El cocinero andaluz plantea una propuesta cosmopolita y viajera: una cocina con sello andaluz y abierta al mundo. Todo esto en 800 m2 distribuidos en tres y cuatro espacios diseñados por Lázaro Rosa-Violan.

 

Tatel (Paseo de la Castellana 36 – Castellana): proyecto respaldado por Rafa Nadal, Pau Gasol, el cantante Enrique Iglesias y Cristinano Ronaldo. Un restaurante donde ver y dejarse ver en la Castellana y donde disfrutar de una deliciosa carta de cocina española “de toda la vida”. Exclusividad, elegancia e innovación, definen la esencia de Tatel.

 

Goiko Grill (Calle María de Molina 20 – Castellana): a cinco minutos andando del Paseo de la Castellana se encuentra uno de los locales de la cadena de hamburgueserías más TOP. Especializados en hamburguesas de autor, elaboradas con materia prima de calidad, y en otras especialidades americanas con una significante influencia latina (el dueño Andoni Goicoechea es venezolano). No te pierdas: la Kevin Bacon, la chiliraptor o la gordonut. Tú mismo escoges la carne de tu hamburguesa (100% de vaca española, pollo empanado, pulled pork, vegana, y pechuga de pollo de corral) y el tamaño (190 gr, 380 gr, 570 gr).

 

New York Burger (Paseo de la Castellana 89 – Cuatro Caminos): si lo que te apetece es una buena hamburguesa… hay más sitios donde disfrutarla en el centro financiero de la ciudad. New York Burger es uno de esos lugares, para muchos es el que ofrece “las mejores hamburguesas de Madrid”, así como buenas carnes smoked. Irresistibles: la hamburguesa Bronx, la Park Avenue y las costilas hechas en parrilla de carbón.

 

Panela & Co (Calle López de Hoyos 10 – Castellana): si buscas una opción healthy, esta es una buena elección adyacente a la Castellana. Aquí toda la comida se prepara en el día, utilizando materia prima fresca de primera calidad de proveedores locales, sin aditivos ni conservantes: ensaladas, wraps, sándwiches, smoothies… También es una estupenda alternativa si lo que quieres es pedir comida para llevar; de hecho puedes hacer tu pedido online, indicando el día y la hora de entrega, y ¡listo!

 

Honest Greens (Paseo de la Castellana 89 – Cuatro Caminos): más opciones “sanas”, aptas para vegetarianos y veganos. Se encuentra en el Paseo de la Castellana, muy cerca del Santiago Bernabéu. Inspirado en el estilo de vida healthy de Los Ángeles y en Sydney, este restaurante tiene como objetivo facilitar el llevar una vida saludable a un precio razonable. Y lo hacen ofreciendo comida de temporada, fresca, no procesada, sin aditivos, conservantes y azúcares añadidos. Trabajan con alimentos de proximidad.

 

Shukran (Calle López de Hoyos 9 – Castellana): si te apetece algo diferente, exótico, no te pierdas la cocina mediterránea especializada en recetas tradicionales libanesas (adaptadas al paladar occidental) de Shukran. A partir de ingredientes naturales y de primerísima calidad, elaboran platos como el popular shawarma, el sabroso hummus y la mejor pastelería libanesa. Además es un buen sitio para ir tras el trabajo a tomar una copa o una cerveza en su amplia terraza.

 

Amplia esta selección con nuestro listado de Restaurantes y bares por la Castellana.

9 horchaterías imprescindibles en Valencia

La bebida más top de Valencia es, sin duda alguna, la horchata. Nada de alcohol. La chufa se impone como el ingrediente estrella del verano (y también del resto de estaciones del año). Tanto en la misma ciudad, como en las localidades de Almàssera y, sobre todo, en Alboraya, capital de la horchata por excelencia, se encuentran rincones donde disfrutar de esta bebida tan refrescante y deliciosa. No te pierdas esta recopilación que incluye 9 horchaterías imprescindibles en la provincia de Valencia. Importante: no olvides mojar los fartons en la horchata, eso es gloria bendita.

 

En la ciudad de Valencia

Horchatería Daniel (Calle Jorge Juan 19, Mercado de Colón – El Pla del Remei): llevan desde 1949 produciendo horchata de chufa natural y artesana, así como auténticos fartons, que elaboran a diario en su obrador. La “casa madre” se encuentra en Alboraya, la capital de la horchata. También destacan por su amplia variedad de bollería artesanal, los helados de crema de horchata y el tiramisú de chufa.

 

Horchatería Santa Catalina (Plaza de Santa Catalina 6 – La Seu): situada en el corazón de Valencia, esta horchatería cuenta con más de 100 años de historia. Si andas por el centro de la ciudad y tienes ganas de una buena horchata – líquida o granizada – no dudes en pasar por aquí. En invierno recomiendan entrar en calor con una taza de caliente chocolate con churros o buñuelos de calabaza.

 

Els Sariers (Calle Sarcet 6 – Benimaclet): ubicada en el barrio de Benimaclet es considerada una de las mejores horchaterías de Valencia. Y no sólo es conocida por su horchata de cosecha y sus fartons, también lo es por la amplia terraza de la que dispone (parking incluido). También ofrecen helados, granizados, bollería, cocas caseras… y en invierno, chocolate caliente con buñuelos de calabaza o churros.

 

Fabián (Calle de Císcar 5 – El Pla del Remei): en pleno centro de Valencia, en el barrio del Ensanche, se encuentra esta horchatería de toda la vida. Es famosa por el chocolate con churros o buñuelos (para la temporada de invierno), pero también lo es por los granizados y la horchata que ofrecen durante todo el año, así como por sus fartons caseros.

 

Municipio de Almàssera

Horchata Subies (Carretera Valencia a Barcelona 10 – Almácera): tras tres generaciones no han cambiado mucho la forma de fabricar su horchata con chufa D.O. Chufa de Valencia que proviene de sus propios campos de Almàssera. Lo que seguro no han cambiado es la ilusión y el compromiso con la calidad que tienen desde que abrieron las puertas de Subies en 1959. Defienden la horchata natural como un referente de la gastronomía valenciana y la dieta mediterránea, sana y refrescante sin aditivos ni conservantes. No te pierdas sus “amparitos” o fartons de hojaldre, las rosquilletas de chufa, la coca de harina de chufa, flautas de crema o chocolate…

 

Alboraya, “la capital de la horchata”

Horchatería Panach (Avinguda l’Orxata 19 – Alboraya): en Alboraya y en la avenida de la Orxata para más señas, se encuentra este local donde elaboran ellos mismos la horchata para tomar allí mismo o para llevar, esta última embotellada en envase de cristal de 750 ml. Además de la tradicional, proponen combinados con horchata: negra (con café granizado), rubia (con limón granizado), castaña (con cebada granizada), nevada (con leche merengada) o lubumba (con una bola de helado). Tampoco te pierdas sus granizados, las copas o batidos de helados, su bollería…

 

Horchatería Vida (Partida de Saboya, 6 – Alboraya): también en la “capital de la chufa” pero a las afueras encontramos esta horchatería, que nació en su día de la ilusión de una familia de labradores por hacer llegar al público lo que con tanto cariño cultivan. De las chufas que siembran, podrás disfrutar de una horchata de primera en la alquería de la familia que data del siglo XIX y llevarte a casa hortalizas recién recogidas del campo.

 

Horchatería Toni (Avenida l’Horta 1, Port Saplaya – Alboraya): continuamos en Alboraya, concretamente en la zona residencial Port Saplaya. La horchatería Toni dispone de una estupenda terraza con vistas al mar, el lugar idóneo para degustar su horchata 100% artesana acompañada de unos fartons deliciosos. Tampoco te pierdas los helados que elaboran siguiendo una receta familiar que ha ido pasando de padres a hijos.

 

Sequer Lo Blanch (Camino Hondo 23-24 – Alboraya): lo definen como un “multiespacio” que alberga una arrocería, un gastrobar, una escuela de talleres, un espacio de exposiciones y conciertos, un lugar de celebraciones… ¡y una horchatería-heladería! Todo esto en un local espacioso, acristalado, con terraza abierta y ubicado en plena huerta de Alboraya, rodeado de campos de naranjos. La horchata la elaboran sin aditivos ni potenciadores de sabor, ni canela, ni limón que enmascare el sabor natural de la chufa, y sus fartons mantienen la forma que tenían antaño. Toda una experiencia.

 

Horchatería L’Obrador de Bou (Avenida Marenostrum 7, Playa de la Patacona – Alboraya): la familia Bou lleva desde 1946 dedicándose a cultivar la chufa hasta que en 2013 decidieron abrir su propio local, en la Playa de la Patacona, para ofrecer la mejor horchata con su propia chufa ecológica de cultivo propio. Para completar su oferta también proponen helados y café ecológicos, crepes de harina de chufa, licuados de fruta naturales y repostería casera. Todo el proceso de elaboración de sus productos se puede ver en el obrador acristalado.

 

Amplia esta selección con nuestro listado de Las mejores heladerías y horchaterías en Valencia y ¡a disfrutar del caloret!

Los mejores restaurantes de la Costa Brava

Comer bien y a un precio razonable en un restaurante -que no un  chiringuito- en la Costa Brava es uno de los mayores placeres a los que podemos optar los que vivimos cerca del Ampurdán. Si además el restaurante en cuestión está directamente en la playa, la felicidad se multiplica exponencialmente. Porque creemos firmemente en hacer de vuestro verano un lugar mejor, os desvelamos algunos de nuestros imprescindibles, esos sitios donde siempre se come bien y te tratan todavía mejor. Arroces con los pies en la arena, un curry con las mejores vistas de Cataluña, ostras en un pueblo famoso por sus anchoas y hasta estrellas Michelin: nuestra selección os va a encantar.

 

Casa Anita (Calle Miquel Rosset, 16 – Cadaqués)
Desde 1960 -como restaurante, abrieron en 1940 como bodega- han pasado por estas paredes de piedra innumerables comensales, dispuestos a disfrutar de los mejores platos de pescado clásicos que puede probar uno en Cadaqués (los de Compartir también son fastuosos, pero juegan en una liga más contemporánea). Dominan la parrilla como el fino arte que es, y en ella preparan desde filetes de atún, bonito o dorada hasta sardinas, que no por ser más sencillas saben menos a delicia marina. Aunque el sushi todavía no ha llegado a esta estrecha callecita del casco viejo, si se puede optar por un carpaccio de gambas de Palamós para chuparse los dedos.

 

El pedró de Pals (Carrer de les Placetes, 29 – Pals)
Si el arroz de Pals es mundialmente famoso por su idoniedad para preparar paellas de todo tipo, no es difícil adivinar en qué se especializa uno de los restaurantes más emblemáticos de la localidad. Cocina mediterránea y casera, servida desde 1985 -antes estaba en otra ubicación- en un edificio gótico con una terraza con bonitas vistas. Aunque no recomendamos perderse el arroz clásico de la zona en la versión mar y montaña o con marisco y bogavante, el restaurante también ofrece una interesante selección de carnes a la brasa, el clásico pollo con cigalas ampurdanés y platos marineros como el bacalao al horno, rape de ración o sepias con ajo y perejil.

 

Far de Cap de Creus (Cap de Creus s/n – Cadaqués)
Posiblemente el enclave más fascinante de todo el listado sea el que acoge al restaurante Far Cap de Creus, también conocido como “el faro del fin del mundo” por estar situado al lado de la torre que se construyó para servir de escenario a la película La luz del fin del mundo. 45 años después, sigue siendo reclamo de curiosos que no pocas veces acaban la excursión disfrutando de alguno de los platos del restaurante. Diferentes tipos de curry, platos de carne y pescado bien ejecutados -unos más simples, otros con historia detrás-, desayunos y bocadillos y un intrincado -y empinado- camino hasta un rincón en las rocas que hace las veces de pequeña cala virgen para los que quieren darse un baño.

 

Miramar (Passeig Marítim, 7 – Llançà)
En el restaurante Miramar, donde Paco Pérez “cocina con alma y proyecta los sueños a nuevas vanguardias”, tienen unas fabulosas vistas a un Mediterráneo que parece parte de la carta. Paisajes convertidos en aromas, sabores y texturas de cocina contemporánea basada en el absoluto respeto del fastuoso producto ampurdanés. Los más atrevidos disfrutarán con el menú, mientras los clásicos pueden apostar por los platos tradicionales revisitados. Si alguien quiere despertarse con el mismo mar a los pies, cuentan con cinco habitaciones para huéspedes.

 

Can Sophia (Carrer Roqueta, 10 – Tossa de Mar)
En los antiguos patios del hotel Casa Granados se encuentra el restaurante Can Sophia, un bonito espacio diseñado en cristal y hierro forjado que apasionará a los amantes de la arquitecura y el interiorismo, ya que consigue trasladarte al Jardín de las Tullerías de París en cuestión de segundos. En su carta, además de los arroces marineros clásicos de la zona -el producto se impone, y así debe ser-, hay ceviches, un cochinillo asado a baja temperatura que merece un homenaje incluso en el agosto más caluroso y otros platos más exóticos como guacamole. Siempre es recomendable probar sus postres y ensaladas de temporada.

Hotel Sa Tuna (Passeig de l´Àncora, 6 – Begur)
El camino hasta esta calita situada en un rincón de Begur incluye unas curvas intrincadas siguiendo un camino con vistas al mar al que siempre se accede con miedo de no encontrar aparcamiento. Cuando llegas, ya sintiéndote afortunado, puedes rematar la experiencia comiendo en el Hotel Sa Tuna, situado a tres metros escasos de la playita de piedras. Los arroces -paella de marisco, fideuà o arroz a la cazuela con centollo-, el pescado y otros frutos del mar son los protagonistas indiscutibles de la carta, pero postres tan creativos como la sopa de caramelos Sugus con helado de ron Barceló se han hecho famosos por derecho propio.