Tintorera Wine & More

Ubicado en la localidad de Alboraya, concretamente en la playa de la Patacona (continuación de la Malvarrosa), este espacio gastronómico y vinoteca propone más de 250 referencias de vino de calidad – la mayoría procedente de Italia – y una carta de cocina imaginativa, sin etiquetas ni corsés, para disfrutar a mediodía o por la noche. Tapas y bocados diseñados exclusivamente para acompañar la degustación del vino: anchoas del Cantábrico, conservas, ibéricos, ensaladilla de verduras, esqueixada de bacalao… ¡y más!

Rocarroz

En Rocafort se encuentra este restaurante que ha abierto sus puertas hace tan solo unos meses. El plato estrella de la casa es la paella valenciana, y el éxito de su receta es el uso de productos frescos y de primera calidad (arroz de J. Sendra, L’Albufera) a precios competitivos. También ofrecen otros platos ricos y saludables: arroces, fideúas, gazpacho, ensaladas y muchas opciones más. Y para los interesados, proponen cursos de cocina para aprender a hacer paella, arroces y otras recetas internacionales como sushi, ramen, tempura, gyozas… Disponen de servicio para llevar y de catering.

Deskarat

Platos basados en la tradición, el producto y la fusión de sabores en un ambiente desenfadado y confortable. Desde recetas clásicas a otras más innovadoras que te sorprenderán: tostita de steak tartar con bourbon y mostaza verde, ensalada nipona o pulpo al olivo con aceite de cilantro. Su objetivo principal es satisfacer tanto a los paladares que les gusta experimentar con nuevos sabores como a clientes más tradicionales. Además cuidan mucho todo tipo de intolerancias, marcando en su carta lo que contiene cada plato (gluten, apio, huevos, soja, cacahuete…).

Daniel Café

Encontrar un local que tenga un menú de mediodía fastuoso a un precio ajustado es una suerte que solo puede mejorar si te pilla cerca de casa o del trabajo. A los que tienen Daniel Café en su área de influencia directamente les ha caído el gordo: no solo ofrece esa fórmula, sino también un servicio a la carta para las noches con infinidad de entrantes, segundos y postres .No te quedes sin probar las bravas o  el paté de campaña.

El guindilla del Born

El grupo Asador de Aranda se renueva para llegar a un público más joven, que tal vez no come lechazo una vez a la semana -como pueden hacer los padres- pero no puede resistirse ante unas croquetas o una tortilla bien preparadas, unos boquerones en vinagre, unos mejillones excepcionales o unas fabulosas patatas mixtas con all i oli suave y aceite picante. Un clásico que nunca defrauda: el pollo a l´ast con patatas caseras.