Poké Maoli

Un take away hawaiano centrado en un único plato, el poké. Muy cerquita de la playa de Barcelona, preparan con pescado muy fresco este tipo de ceviche/ensalada que ha causado tanto furor que ya hasta lo reparten a domicilio.

La Casita de Sabino

En Valencia también puedes disfrutar de la mejor cocina cantábrica, ¡y a orillas del mediterráneo! Es el caso de este restaurante especializado en pescados y mariscos que seleccionan directamente en lonjas y puertos. También ofrecen carnes exquisitas y esconden una gran bodega de vinos tintos, blancos, espumosos y rosados. Ensalada de bogavante, mero confitado, ensalada txangurro, bacalao al tomate, steak tartar… y muchos otros platos que harán las delicias de los paladares más exquisitos.

Napicol

Tradición, honestidad y calidad, tres conceptos que definen la filosofía de Napicol y que se traduce en el respeto hacia las recetas de toda la vida, una cocina abierta al público, la mejor materia prima y mucho mimo en cada elaboración. En su carta proponen desde embutidos y salazones de primera, guisos de carne o pescados frescos así como arroces de todo tipo, tanto secos como melosos. La pareja formada por Ana y Chemo, son los responsables de que Napoli sea considerado uno de los mejores restaurantes de la ciudad.

El mejor café de Barcelona

Disfrutar de un buen café debería ser un derecho constitucional, pero la realidad nos demuestra a diario a los incondicionales de esta bebida que el producto mediocre y los nulos conocimientos baristas están a la orden del día. Por suerte hay una serie de locales donde se miman desde la materia prima hasta la elaboración, pasando por el tostado, el molido, la leche o la bollería: bienvenido a nuestros santuarios cafeteros.

Nomad (Passatge Sert 12 – Born y Carrer Joaquim Costa 26 – Raval)
Más que una cafetería al uso, Nomad es un templo de todo lo que tiene que ver con el buen café. Además de preparar un expresso de categoría y potencia contrastada –si lo pides doble tienes las mejillas rojas aseguradas para un buen rato– siempre recién tostado y venderlo, también hacen cursos de formación para aficionados y profesionales, asesoran y distribuyen. Preparan un cold brew de campeonato, y tienen un servicio de suscripción, la Nomad Box, que se encargará de mandarte a casa cada mes 250 g del café más adecuado a tus gustos (previa elaboración de un test).

OnNa Coffee (Carrer Santa Teresa, 1 – Gràcia)
En este acogedor y cálido local del barrio de Gràcia solo se sirve café procedente de Costa Rica, seleccionado personalmente por su propietaria Anahí Páez. Los baristas profesionales de su equipo te guiarán entre las múltiples posibilidades para consumir su aromático producto. Además de café –o té, que también tocan ese palo– tienen buenos bowls, bagels y otras opciones para comer a mediodía, con una interesante oferta vegetariana. Para desayunar o merendar hay que probar su tarta de crema de chocolate con caramelo y naranja confitada.

Satan´s Coffee Corner (Carrer de l’Arc de Sant Ramon del Call 11 – Gótic)
Lo que ahora es una luminosa cafetería en la que además de café se sirven desayunos, sandwiches, brunch y comidas –mucho ojo cuando se dejan llevar por la influencia asiática: lo hacen de vicio– empezó siendo un rinconcito en una tienda de decoración y cosas bonitas del Raval. Allí Marcos Bartolomé despachaba lo mismo que ahora: un café seleccionado con mimo, tostado por encargo y preparado con una meticulosidad que lo hizo convertirse en lugar de peregrinaje para los más cafeteros. Cuentan con otro espacio con una oferta muy similar dentro del hotel Casa Bonay (Eixample).

Cafés el Magnífico (Carrer de l’Argenteria, 64 – Born)
Cuando aún estás a unos 15 metros de este mítico local del Born, un penetrante olor a café tostado ya te anuncia que vas a llegar a él. Llevan desde 1919 despachando, moliendo y preparando una cuidada selección de granos procedentes de Brasil, Indonesia, Panamá o Ruanda –entre muchos otros sitios–, seleccionados por un equipo en constante formación. Además de café para preparar en casa o tomar allí mismo venden galletas, accesorios y vajilla, y también cuentan con una cuidada selección de infusiones en Sans & Sans, su casa de té.

Café Caracas (Carrer del Cigne 18 – Gràcia y otras localizaciones)
Su declaración de principios dice que “el perfecto café gourmet no se consigue por casualidad, es un acto de amor”, y no podemos estar más de acuerdo. Lo que empezó siendo en 1954 un pequeño tostadero se ha convertido en más de 40 establecimientos, muchos situados cerca de los mercados de la ciudad. Además de tomar y comprar sus cafés cuidadosamente seleccionados –molidos al momento, para poder ver el aspecto, color y tamaño originales de los granos– cuentan con una selección de pastas y bocadillos listos para comer, lo que los convierte en una opción ideal para un bocado mañanero rápido.

Caravelle (Carrer del Pintor Fortuny 31 – Raval)
Preparado en una cafetera La Marzocco, seleccionado habitualmente entre la oferta de Nomad –con otros proveedores eventuales– y, si se quiere, acompañado con leche fresca de una pequeña granja de L’Ametlla Del Valles: así se sirve el café en Caravelle (además de cold brew, una opción que vale la pena probar). Aunque su producto es perfecto para tomar solo a media mañana, a media tarde o después de comer, como mejor sienta es como broche final después de su delicioso brunch, del que además se puede disfrutar a diario. Porque, ¿quién decidió que las tortitas y el sandwich cubano son solo para el finde? Pues eso.

¿Ya te has decidido? Un buen café se toma a lo largo del día pero si quieres acompañarlo con más cosas te recomendamos, por ejemplo, hacer una visita a alguno de los mejores brunch de Barcelona, te sorprenderán.

El Capricho de Raquel Urbanova

Restaurante familiar, coqueto, con máximo cuidado en todos los detalles. Se encuentra en la Playa de Urbanova, cerca del aeropuerto de la ciudad. Llevan desde los noventa al pie del cañón pero decidieron renovar su look y ampliar su oferta. Aquí proponen cocina tradicional y mediterránea, una extensa carta de vinos, con más de 500 referencias en tintos, rosados, blancos, cavas, champagne… Recomiendan: las clotxinas al vapor, el pulpo a la plancha con base de tomate, el guiso de carrillada, el fideuá y, cómo no, los arroces.