El mejor café de Barcelona

Disfrutar de un buen café debería ser un derecho constitucional, pero la realidad nos demuestra a diario a los incondicionales de esta bebida que el producto mediocre y los nulos conocimientos baristas están a la orden del día. Por suerte hay una serie de locales donde se miman desde la materia prima hasta la elaboración, pasando por el tostado, el molido, la leche o la bollería: bienvenido a nuestros santuarios cafeteros.

Nomad (Passatge Sert 12 – Born y Carrer Joaquim Costa 26 – Raval)
Más que una cafetería al uso, Nomad es un templo de todo lo que tiene que ver con el buen café. Además de preparar un expresso de categoría y potencia contrastada –si lo pides doble tienes las mejillas rojas aseguradas para un buen rato– siempre recién tostado y venderlo, también hacen cursos de formación para aficionados y profesionales, asesoran y distribuyen. Preparan un cold brew de campeonato, y tienen un servicio de suscripción, la Nomad Box, que se encargará de mandarte a casa cada mes 250 g del café más adecuado a tus gustos (previa elaboración de un test).

OnNa Coffee (Carrer Santa Teresa, 1 – Gràcia)
En este acogedor y cálido local del barrio de Gràcia solo se sirve café procedente de Costa Rica, seleccionado personalmente por su propietaria Anahí Páez. Los baristas profesionales de su equipo te guiarán entre las múltiples posibilidades para consumir su aromático producto. Además de café –o té, que también tocan ese palo– tienen buenos bowls, bagels y otras opciones para comer a mediodía, con una interesante oferta vegetariana. Para desayunar o merendar hay que probar su tarta de crema de chocolate con caramelo y naranja confitada.

Satan´s Coffee Corner (Carrer de l’Arc de Sant Ramon del Call 11 – Gótic)
Lo que ahora es una luminosa cafetería en la que además de café se sirven desayunos, sandwiches, brunch y comidas –mucho ojo cuando se dejan llevar por la influencia asiática: lo hacen de vicio– empezó siendo un rinconcito en una tienda de decoración y cosas bonitas del Raval. Allí Marcos Bartolomé despachaba lo mismo que ahora: un café seleccionado con mimo, tostado por encargo y preparado con una meticulosidad que lo hizo convertirse en lugar de peregrinaje para los más cafeteros.

Cafés el Magnífico (Carrer de l’Argenteria, 64 – Born)
Cuando aún estás a unos 15 metros de este mítico local del Born, un penetrante olor a café tostado ya te anuncia que vas a llegar a él. Llevan desde 1919 despachando, moliendo y preparando una cuidada selección de granos procedentes de Brasil, Indonesia, Panamá o Ruanda –entre muchos otros sitios–, seleccionados por un equipo en constante formación. Además de café para preparar en casa o tomar allí mismo venden galletas, accesorios y vajilla, y también cuentan con una cuidada selección de infusiones en Sans & Sans, su casa de té.

Café Caracas (Carrer del Cigne 18 – Gràcia y otras localizaciones)
Su declaración de principios dice que “el perfecto café gourmet no se consigue por casualidad, es un acto de amor”, y no podemos estar más de acuerdo. Lo que empezó siendo en 1954 un pequeño tostadero se ha convertido en más de 40 establecimientos, muchos situados cerca de los mercados de la ciudad. Además de tomar y comprar sus cafés cuidadosamente seleccionados –molidos al momento, para poder ver el aspecto, color y tamaño originales de los granos– cuentan con una selección de pastas y bocadillos listos para comer, lo que los convierte en una opción ideal para un bocado mañanero rápido.

Caravelle (Carrer del Pintor Fortuny 31 – Raval)
Preparado en una cafetera La Marzocco, seleccionado habitualmente entre la oferta de Nomad –con otros proveedores eventuales– y, si se quiere, acompañado con leche fresca de una pequeña granja de L’Ametlla Del Valles: así se sirve el café en Caravelle (además de cold brew, una opción que vale la pena probar). Aunque su producto es perfecto para tomar solo a media mañana, a media tarde o después de comer, como mejor sienta es como broche final después de su delicioso brunch, del que además se puede disfrutar a diario. Porque, ¿quién decidió que las tortitas y el sandwich cubano son solo para el finde? Pues eso.

 

 

Tonkotsu Barcelona

Podemos afirmar sin miedo que el ramen es el plato asiático -con permiso del bao- que marca la tendencia gastronómica en Barcelona. Una de sus versiones más populares es el ‘tonkotsu’, al que dan nombre los huesos de cerdo con los que se elabora -durante unas doce horas, ni más ni menos- el caldo cremoso y untuoso que le sirve como base.

Las mejores tortillas de patata de la Comunidad Valenciana

Sí, hay vida más allá de la paella en Valencia. La tortilla de patata es uno de los platos spanish típicos y un manjar si se hace bien y se elabora con los mejores productos. En la Comunidad Valenciana encontramos muchos sitios conocidos por sus deliciosos y contundentes almuerzos así como buenos restaurantes que destacan por su cocina de mercado. La tortilla de patatas es una de las opciones preferidas para almorzar, comer o cenar; con o sin cebolla, rellenas de jamón y queso, con chistorra, pimientos, bacalao… aquí te dejamos una selección con algunas de las mejores tortillas de Valencia, Alicante y Castellón. ¡Bon profit!   Las número uno de Valencia

 

Bar Alhambra (Calle de Calixto III 8 – La Petxina): a diario elaboran unas 15 tortillas, cada una de ellas de 32 cm de diámetro y alrededor de 4 quilos de peso. La más demandada es “la española”, de patata y cebolla, tan jugosa que se te deshace en la boca. Además de la clásica, proponen muchos otros tipos: de morcilla, sobrasada, alcachofa, bacon, espinacas, longaniza, pimientos… siempre sobre una base de patatas. Un auténtico templo de las tortillas.

 

Central Bar by Ricard Camarena (Plaza del Mercado 6, Mercado Central – Sant Francesc): ubicado en el corazón del Mercado Central de Valencia, este espacio – dirigido por el respetado chef Ricard Camarena – se compone de dos barras con una cuidada selección de bocadillos, tapas y platos para disfrutar de un buen desayuno, almuerzo o comida. El bocadillo “español” de tortilla de patatas y cebolla despunta por encima del resto de opciones, espectacular.

 

Bodega La Peseta (Calle Cristo del Grao 16 – El Grau): esta bodega lleva desde 1906 ubicada en el barrio marinero de Grau ofreciendo la mejor cocina de mercado y una extensa carta de tapas. Un sitio al que acuden muchos feligreses de su vermut casero -imprescindible “la hora del vermut” los fines de semana – y de sus enormes tortillas que preparan de diferentes formas, todas riquísimas: de calabacín, coliflor, pimientos, berenjena, ajos tiernos… ¡y más!

 

Restaurante Puerta del Mar (Calle Transits 4 – La Xerea): si estás de paseo por el centro de Valencia, esta es una parada obligatoria para almorzar y recargar pilas #AlmuerzodePM. Nada mejor que su tortilla de patatas, que no desmerece a las rellenas como la de jamón y cuatro quesos. Tampoco faltan las tradicionales que exhiben en su barra con el resto de combinaciones. Dicen que es una de las mejores barras de almuerzos de Valencia.

 

Rausell (Calle de Àngel Guimerà 61 – La Petxina): lleva desde los años 40 ofreciendo la mejor comida para llevar de Valencia. En su barra puedes degustar los platos así como las tapas que proponen, o si lo prefieres pídelo para llevar y disfrútalo en casa. No te pierdas sus tortillas, sobre todo la de patata, increíble.   Alicante: al estilo vasco

 

Pintxo Kalea (Avenida Ansaldo 8 – Albufereta): en la zona de la Playa de San Juan se encuentra este bar y restaurante de cocina de mercado y tradicional con una carta de platos sencillos, raciones medianas y respeto absoluto por el producto. Aquí tienen fama los pintxos, elaborados al momento, las carnes como el chuletón a la leña y los pescados como el bacalao. Entre los platos más destacados se encuentra su versión de la tortilla vasca con bacalao desalado pochado, cebolla, pasas y acompañada con una salsa de pimiento choricero y tostadas de pan de cereales casero.

 

Aizkolari (Avenida Locutor Vicente Hipólito 39 – Albufereta): en la misma zona, en Playa de San Juan, se encuentra este restaurante también de cocina vasca. Todas las opciones son buenas – carnes, pescados o productos de la huerta – pero cabe destacar la tortilla de patatas al estilo vasco, con bacalao y pimientos verdes. También encontrarás otros tipos de tortilla como la de chistorra, jamón y queso, una bomba deliciosa.   En Castellón, “buena no, lo siguiente”

 

La Gatta

Auténtica pizza napolitana que causa furor en Valencia. Lucca La Gatta es el responsable de deleitar a los amantes de la cocina italiana con sus pizzas 100% napolitanas: elaboradas con una levadura madre especial que necesita más de 24 horas de reposo. Además de pizzas proponen entrantes como una capresse de bufala, embutidos ítalos y ensaladas con frutas y verduras.

La Vida Es Bella

Como dicen ellos mismos, su deber es “trabajar con productos de calidad”, así que acuden todos los días al Mercado Central de Valencia a abastecerse de la mejor materia prima. En su carta proponen muchas opciones para picar y compartir: ajoarriero, croquetas de jamón ibérico, bravas al alioli de albahaca, ensaladas, tostas, sartenes… ¡y más! Un cálido restaurante donde disfrutar de la buena cocina a buen precio, valga la redundancia.