las mejores queserías de Madrid

Como el chocolate, el queso cuenta con una gran cola de adeptos. Sin embargo, y aunque parezca mentira, España es uno de los países que menos queso consume. Pero la poca demanda no ha impedido que la cultura en torno a este manjar se haya extendido, todo lo contrario, lo ha hecho hasta el punto de convertirlo en un producto delicatessen. Para apreciarlo es necesario conocer su punto de maduración, el tipo de leche y para que no te las den con queso… ¡que la corteza sea natural! Hoy nos encontramos con tiendas especializadas en queso de elaboración artesanal que pueden llegar a ofrecer hasta trescientos tipos y de distinta procedencia, sobre todo de España y otros países de Europa (Francia está a la cabeza). Catas, clases magistrales, talleres, rutas… todo un mundo por descubrir que, a pesar del tufillo que desprende a veces, resulta más que apetecible. Te llevamos de paseo por algunas de las mejores queserías de Madrid donde te asesoraran al detalle para que des con tu queso perfecto.

 

Poncelet (Calle de Argensola 27, 913 08 02 21):: una de las tiendas de quesos más grandes y famosas de Madrid, y de España. Además de quesos españoles, también disponen de variedades extranjeras (franceses, suizos, italianos, británicos…), siempre en un punto de curación excelente. En total cuentan con más de 300 tipos de quesos artesanos de autor, muchos dificilísimos de encontrar, y procedentes de pequeñas granjas y queserías cuidadosamente seleccionadas en temporada. También venden otras delicias para disfrutarlo: panes, vinos, aceites, mermeladas…

 


La Carbonera (Calle Bernardo López García 11, 657 99 26 85): es el resultado del vínculo entre su creador, Marcelo, y la comida a lo largo de toda su trayectoria profesional en la restauración. Aquí podrás degustar la selección de quesos nacionales e internacionales (Brie de Meaux, Scamorza ahumado, Garrotxa, Manchego El cordel…) que Marcelo ha escogido para que disfrutes al máximo. Sin prisa, y con diferentes tipos de queso que presentan en un formato alternativo, acompañado de vino o champagne, al menú tradicional. Toda una experiencia que no debes perderte si te apasiona este manjar.

 


La Boulette (Calle de Ayala 28, 914 31 77 25): además de productos gourmet procedentes del pato y embutidos, ante todo destaca por sus más de 200 tipos de quesos, oriundos de España y otros países de Europa (Portugal, Italia, Suiza, Francia, Holanda y Reino Unido). Lleva ya más de 15 años en el Mercado de la Paz y sigue siendo todo un referente en la venta de quesos. Las condiciones que reúnen para que el resultado sea perfecto son: leche cruda, cortezas naturales, productores de calidad y se sirven el cliente en el punto óptimo de maduración.

 


Quesería Cultivo (Calle Conde Duque 15, 912 50 28 45): Rubén Balbuena es el dueño de Cantagrullas y el responsable de dar a luz este proyecto gracias a la elaboración de quesos llenos de sabor.y ya ha cumplido su propósito: revolucionar el concepto del queso gracias a elaboraciones artesanas de pequeños productores y en el punto óptimo de consumo. Aquí te asesoran personalmente con todo tipo de explicaciones y detalles. Además proveen a famosos restaurantes y llevan a cabo talleres y catas. Para muchos queseros este es su paraíso, la mejor quesería de Madrid.

 


Bon Fromage (Calle Bolivia 9, 913 44 00 31): está tienda del Mercado de Chamartín que llevan Pierre y Clara, ofrece quesos de Francia, Italia y España que no encontrarás en otro sitio, excepto en los sitios donde se producen. Rarezas para los más queseros y queseras como los Crottin de Chavignol y Grés de Vosgues u otros como Montes de Toledo maduro, Azul Nevat, Artziniegaara…esto y mucho más es lo que aquí encontrarás.

 


 


Cántaro Blanco (Calle Manuela Malasaña 29, 910 29 66 39): es una de las pocas, si no únicas, lecherías de Madrid. A partir de leche fresca elaboran yogures, batidos, quesos y mucho más. Los vecinos del barrio de Malasaña pueden acudir a primera hora con su botella de casa para rellenarla de leche fresca y disfrutar de todos sus nutrientes. Y no sólo hay leche de vaca, también cuenta en su expositor con leche de cabra y oveja, y otras de origen vegetal (soja, arroz, avena y alpiste) y sin lactosa. Pero no nos olvidemos de lo que hoy nos trae el Explora!, el queso… ¿Cuáles recomiendan? Los quesos de cabra y oveja de El cántaro de Letur o el queso a la cerveza La Cabezuela.

 


Los quesos de l’Amelie (Calle Torrecilla del Puerto 5, 913 88 12 65): disponen de una buenísima selección de quesos artesanales y de temporada, procedentes de granjas francesas o de otros países. Su objetivo es fomentar su cultura y consumo y lo han logrado gracias a su oferta con los quesos “afinados” más especiales de Francia, España, Italia, Inglaterra, Suiza y otros rincones de Europa. Cuentan con un espacio compuesto por una pequeña barra y alguna mesa para que el cliente pueda degustar quesos concretos o toda una tabla acompañada de una ensalada y vino.

 

 

Urrechu Velázquez

Con una relajante y elegante atmósfera, es el lugar ideal para vivir la mejor de las experiencias sensoriales en el centro de Madrid. Proponen cocina tradicional mediterránea con pinceladas de vanguardia, con platos donde la protagonista es la materia prima, ingredientes frescos y de temporada, conjugados con respeto y la experiencia del chef Íñigo Urrechu.

Grosso Napoletano

Aquí encontrarás auténticas pizzas napolitanas elaboradas al horno de leña. Esa autenticidad la logran siguiendo estrictamente la receta original: masa de larga fermentación, elaboración manual, harina de fuerza “00″, ingredientes importados directamente de Nápoles, cocinadas a 500 grados y en menos de 90 segundos. La pizza de la casa, “grosso”, está de 10: mozzarella, tomate San Marzano, rúcula, prosciutto di Parma, lascas de parmesano y tomate cherry.

Lasagna di Patrizia

Restaurante en Pozuelo especializado en lasagna (¡y tiramisú!). Pero no os imaginéis la receta típica de lasagna, Patrizia va más allá, ella es el ingrediente secreto de este manjar, y es que une como nadie la tradición y la sofisticación, y el resultado de esta mezcla es una lasagna auténtica y única que debes probar sí o sí. La calidad de la materia prima con la que trabajan es excelente: no añaden conservantes, los ingredientes son frescos y en cada receta usan queso parmesano, pecorino y mozzarela de la mejor calidad.

Tradición y originalidad en la repostería de Cuaresma

 

Es tiempo de Cuaresma: cuarenta días frugales en los que los devotos deben mantener sus almas puras para conmemorar la resurrección de Jesús. En este periodo, antes de Semana Santa, los más fieles ansían pecados tan dulces como las torrijas, los bartolillos, los pestiños, los buñuelos o las rosquillas. Más típicos de otras comunidades autónomas, y ya en Pascua, son los huevos de Pascua y las monas de chocolate.

La repostería es la reina en estos días y todo goloso sucumbe a ella, ya sea creyente, ateo o agnóstico. Los postres más deliciosos salen de los hornos de restaurantes y de pastelerías legendarias u otras más modernas. Una oferta variada donde cada cual elige su dulce preferido: elaborados a partir de recetas tradicionales o aquellos que se alejan del producto clásico con versiones originales y diferentes.

A continuación nos vamos de peregrinaje para conocer las pastelerías que ofrecen los postres más victoriosos: tanto las que para su elaboración se ciñen a los mandamientos de siempre o aquellas que nos sorprenden con propuestas flamantes y peculiares. ¿Queréis conocerlas? Tú eliges y ¡amén!

 

Dulces de Cuaresma con solera

La Duquesita (Calle de Fernando VI 2, 913080231): esta repostería se fundó en 1914 y desde entonces cada año por estas fechas una legión de fieles sigue haciendo cola para hacerse con sus torrijas de leche, las rosquillas, los huevos de Pascua o las monas de chocolate. El secreto de su éxito es el cariño y la dedicación en la elaboración de cada producto, así como una producción totalmente artesanal.


Antigua Pastelería del Pozo (Calle del Pozo 8, 915223894): fundada en 1834, su horno es el más antiguo de la ciudad. No solo en Semana Santa se pueden degustar los dulces clásicos; durante todo el año elaboran bartolillos o torrijas, hechas con bizcochos de soletilla empapados en leche, almíbar y anís y rellenas de crema. Dicen que son adictivas. ¡Cuidado!


Horno de San Onofre (Calle de San Onofre 3, 915329060): en esta mítica confitería madrileña también se forman grandes colas para adquirir sus torrijas – elaboradas con pan bombón – de leche o emborrachadas con vino tinto. Y para los más golosos…¡ahora las hacen de chocolate! También ofrecen huevos de Pascua: figuras como animales, balones de fútbol o en forma de piruletas.


La Casa de las Torrijas (Calle de la Paz 4, 915321473): no solo las pastelerías ofrecen este manjar. Algunos bares y restaurantes también son conocidos por elaborar torrijas espectaculares. Es el caso de esta taberna, establecida en 1907, donde además de raciones castizas como la tortilla de patata, los callos o el bacalao con tomate, ofrecen durante todo el año torrijas, el plato estrella de la casa, siempre acompañadas de vino dulce.


La Mallorquina (Puerta del Sol 8, 915211201): ubicada en plena Puerta del Sol desde 1894, es conocida por todos y cada uno de sus productos. Además de las trufas, las reinas de nata y las napolitanas de chocolate, en época de Cuaresma se llevan la palma sus torrijas: dulces, jugosas y aromatizadas con limón y canela. Puedes disfrutarlas allí mismo, en la parte de arriba, con un café calentito.


El Riojano (Calle Mayor 10, 913664482): otra pastelería con solera y en pleno centro. Lleva en pie desde 1855 y sus tradicionales dulces continúan teniendo el mismo éxito que antaño. Su fundador, Dámaso de la Maza, “el riojano”, era el pastelero de la Casa Real con la regencia de María Cristina. Desde entonces sus torrijas elaboradas de leche y vino son de las más demandadas de la ciudad así como los bartolillos de crema y los pestiños.


Casa Mira (Carrera de San Jerónimo 30, 914296796): este establecimiento centenario ubicado en el Madrid de los Austrias es conocido sobre todo por sus turrones – su éxito lo convirtió en proveedor de la Casa Real de Isabel II – pero en Semana Santa se convierte en el santuario de las torrijas y los pestiños de manteca. En siglo y medio no ha variado el aspecto de la tienda ni tampoco las recetas para la elaboración de los productos 100% artesanales.

Torrijas originales y únicas

Pastelería Nunos (Calle Narváez 63, 914092456):  si lo que buscas es originalidad, toma nota de esta pastelería. Disponen de las torrijas más modernas de la ciudad. Este año ha creado versiones muy peculiares, torrijas de vermut, champán, sopa de torrijas con albariño… . Todas ellas elaboradas con ingredientes dulces y la base tradicional de este manjar: el pan de torrija.


Formentor (Calle Hermosilla 81, 914319727): situada en el barrio de Salamanca esta repostería es famosa desde su origen en los años cincuenta por sus ensaimadas pero también por sus torrijas. No faltan las tradicionales pero también ofrecen una interpretación innovadora de este dulce: el secreto de su jugosidad, tanto en unas como en otras, es un pan especial enriquecido en huevo. Secas por fuera y sabrosas por dentro.


Vait (Calle de Félix Boix 9, 913500535): cuentan con más de once sucursales repartidas por la ciudad y en todas ellas ofrecen las torrijas clásicas. Sin embargo cada año nos sorprenden con variedades insólitas y deliciosas de este dulce. Conservando la base tradicional, las rellenan de crema de limón, té negro inglés con piña natural y macerada en ron, de crema de Jijona, de arroz con leche casero… ¿podrás probarlas todas?

 

La ruta puede ser más larga, complétala con nuestro listado de pastelerías y panaderías de Madrid. También puedes explorar en nuestra lista de cafeterías y restaurantes. ¡Qué aproveche!

 

las mejores tortillas de patata de Madrid!

Resulta curioso que de tan humildes ingredientes salga un manjar tan bueno y apreciado como lo es la tortilla de patatas, joya sin parangón de nuestra cultura gastronómica y manjar especialmente apreciado en Madrid. En la capital hay una grandísima tradición del pincho de tortilla, que se “maneja” con fruición a todas las horas imaginables.

Habida cuenta de la popularidad de este plato hemos querido reunir a los diez mejores sitios donde tomar tortilla de patatas. Lo hemos hecho, fundamentalmente, en función de los gustos de nuestros insignes habitantes. Se admiten sugerencias. Eso sí, somos conscientes que la de tu mamá siempre será mejor!

 

Sylkar (Espronceda 17, 915 54 57 03): con un puntito muy muy líquido, con ese huevo tan poco cuajado… Dicen los entendidos que en este pequeño bar, punto frecuente de encuentro de periodistas de la cercana Agencia Efe, se encuentra la mejor tortilla de patatas de la capital. Y puede que tengan razón. Por si acaso vas tampoco te pierdas las torrijas, que también llevan justísima fama.

 


Bodega La Ardosa (Colón 13, 915 21 49 79): desde 1892 lleva esta conocidísima bodega dando de comer y de beber bien a parroquianos, curiosos y devotos del arte del cañeo. Concha Marfil es la responsable de su singular textura, y parece ser que el único secreto que tiene es que le ponen mucho amor y bastante trabajo. No hay que perderse tampoco su salmorejo y las croquetas.

 


La Penela (Calle Velázquez 87, 91 576 52 22): este tradicional gallego ofrece la tortilla de Betanzos, una absoluta exquisitez donde la jugosidad (y lo poco hecha que está) es la principal característica. También tienen una rica empanada de zamburiñas y un buen pulpo a feira.

 


Támara Restaurante Lorenzo (Calle Maíquez 48 , 914 15 51 76): Lorenzo, palentino de pro y cocinero de los de siempre, es el autor de una de las tortillas más afamadas de Madrid, característicamente ovalda y también muy líquida. Así que los poco amantes del huevo crudo deberán renunciar. Ellos se lo pierden…

 


Las Tortillas de Gabino (Rafael Calvo 20, 913 19 75 05): las tortillas que hacía Gabino en La Ancha de la calle de Velázquez en los años 60 no tardaron mucho en hacerse famosas en la época y su familia quiso crear un restaurante donde homenajear su buen hacer. Aquí encontramos un montón de tortillas, donde sobresale la velazqueña (clásica y jugosa) y la de trufa. Aunque hay muchas más.

 


 


Txirimiri (Humilladero 6, 913 64 11 96): sus pinchos son exquisitos, y los de tortillas de patatas son muy demandados por su rico sabor. También tiene mucha fama el de rabo de toro. Eso sí, gente que llene el local no falta.

 


Juana La Loca (Puerta de Moros 4, 913 64 05 25): su tortilla de patata caramelizada es un auténtico sueño, y también tienen mucho arte “manejando” el resto del tapeo. Eso sí, prepárate a lidiar con el gentío, porque esto se llena.

 

¿Fan del bonito mundo de la tortilla? Échale un vistazo a nuestros listados de restaurantes de Madrid y de bares y cervecerías y encuentra tu tortilla favorita.