Las mejores patatas bravas de Madrid

Hoy queremos hablaros de un clásico del recetario madrileño: las patatas bravas. Su origen no está muy claro pero lo que sí está claro es que es un imprescindible del tapeo en Madrid. Eso sí, en lo que a la salsa brava se refiere, hay diferencias. En el Mediterráneo se prepara a base de alioli, aceite y pimentón ligeramente picante. En Madrid, en cambio, hay dos versiones; por un lado la que se elabora con una base de harina y pimentón picante (dicen que es la auténtica) y, por otro lado, la que tiene como base un sofrito de tomate con pimentón o guindilla. Después está el tema de las patatas. Cómo se cortan, su grosor, cómo se cocinan – si se fríen o se cuecen – e incluso si se sirven con piel o sin ella. Un tema, sí señor. También están las que se ciñen a la receta clásica o las que por el contrario se desmarcan de ésta y proponen una opción más innovadora.

 

Docamar (Calle de Alcalá 337 – Ventas): más de cincuenta años son los que lleva este bar y cervecería del barrio de las Ventas – a la altura de Quintana – ofreciendo las que para muchos son “las mejores patatas bravas de Madrid”. El secreto, además de su salsa con base de pimentón y ligeramente picante, está en las patatas: cocinadas con cariño, nada aceitosas, tiernas por dentro y crujientes por fuera. Si quieres añadir más salsa tienen botellas en la barra para que dispongas de la cantidad que quieras. Sin duda, un imprescindible en cualquier ruta de bravas.

 

Las Bravas (Calle de Álvarez Gato 3 – Barrio de las Letras): “la exclusiva, artesana y genuina salsa elaborada únicamente con ingredientes naturales de primera calidad”. Como no podía ser de otra manera, se refieren a la salsa brava, que lleva desde 1950 cosechando éxitos. De hecho van más allá y aseguran que su receta es “imitada en toda España”, aunque se niegan a desvelar sus ingredientes. También aciertan con las patatas: blanditas por dentro y crujientes por fuera. A diferencia de las del Docamar, de tamaño son bastante grandes. Tienen otros dos locales también en el centro de Madrid.

 

Bar Alonso (Calle Gabriel Lobo 18 – El Viso): otro clásico de Madrid. Un bar de tapas de toda la vida (con más de 50 años a sus espaldas), en el que destacan los callos a la madrileña y ¡las bravas! Su barra es considerada una de las mejores de la ciudad y en ella podrás deleitarte con sus patatas bravas acompañadas de unas cañas muy bien tiradas. De hecho, cuentan con una larga cola de feligreses y es que las patatas están en su punto y la salsa no tiene desperdicio.

 

Media Ración by Cuenllas (Calle de la Beneficencia 15, Hotel & Spa Urso – Chueca): novísimo espacio gastronómico ubicado en el Hotel & Spa Urso. Aquí degustarás recetas madrileñas sin artificios, en platos de media ración, donde el producto de temporada es el protagonista. Su máxima es traer al presente platos tradicionales, reinterpretándolos y dándoles su sello personal. Una de esas recetas son sus patatas bravas – muy parecidas a las de La Emulada – que probablemente ya se consideren un imprescindible en las listas de “las mejores bravas de Madrid”.

 

Estado Puro (Plaza Cánovas del Castillo 4 – Barrio de las Letras): de un conocido chef pasamos a otro, Paco Roncero. Aquí las tapas también son las protagonistas; pero de entre todas ellas destacan las patatas bravas. ¿El secreto? Tampoco fríen la patata, la cuecen, y se sirve con piel, con la salsa brava dentro y, como en VI Cool, cubiertas con alioli.

 

Askuabarra (Calle Arlabán 7 – Barrio de las Letras): “lo importante es el producto”. Esta es su filosofía. Y siendo fieles a sus raíces mediterráneas (la casa madre, Askua, está en Valencia) sus patatas bravas #AskuaBravas se preparan siguiendo la receta típica de allí: con alioli casero y aceite de pimentón picante. ¡Mmmmmm!

 

VI Cool Madrid (Calle de las Huertas 12 – Barrio de las Letras): « “V” es la 1ª sílaba de vino y aquí lo servimos en un ambiente contemporáneo, acompañado por comida sencilla y sin complicaciones, pero de intenso sabor. así definen la esencia de esta gastrotaberna. Aquí las protagonistas son las tapas, entre las que destacan las bravas. El chef les da su toque personal y en lugar de freírlas, las hornean; rellenas de una suave salsa brava en el interior y cubiertas en la parte superior de alioli… ¡y voilà! El resultado es “demasié”.

 

Si te has quedado con ganas de más, explora nuestro listado de Barras para comer en Madrid y Las mejores tapas y raciones de Madrid. Seguro que encuentras muchos más sitios donde disfrutar de una buena ración de bravas.

Restaurantes donde disfrutar de buen producto

Una verdad universal es que la calidad garantiza el éxito. Con la gastronomía ocurre lo mismo. Aquellos restaurantes que llevan años ofreciendo la mejor materia prima, que cuidan la selección de sus productos, su procedencia… suelen ser los mejor valorados entre una oferta amplia y variada que en Madrid crece sin parar. Pero ellos ahí siguen. Muchos convertidos ya en verdaderas instituciones. A continuación os dejamos aquellos restaurantes donde degustar buen producto: carnes, mariscos, verduras, pescados, y con el otoño, setas y carne de caza. Donde esté lo bueno, ¡no hay lugar para las dudas!

Carne

Casa Julián de Tolosa (Calle Ibiza 39, 910 60 72 10): Es el tercer asador de la familia Gorrotxategi . Encontrarás un restaurante moderno con interiorismo de Lázaro Rosa Violán y una oferta gastronómica con la parrilla y el producto de calidad como señas de identidad.

 

Askua Barra (Calle Arlabán 7, 915 93 75 07): cocina de mercado donde el producto es el protagonista, siguiendo así la estela de su homónimo valenciano, Askua. Y todo por conseguir los sabores más puros. Emplean técnicas que lejos de enmascarar la esencia de la materia prima, la ensalza. Rabo de toro, callos, chuleta de lomo alto o bajo de vacuno mayor, chuleta de Cárnicas Premium y steak tartar. ¡Un festín carnívoro que te quitará los sentidos!

 

Vaca Nostra (Paseo de la Castellana 257, 913 78 88 06): son carniceros y te asesoran sobre la carne que más te llame la atención. Chuletón de lomo alto o bajo a la parrilla (felckvieh-simmental de Baviera o rubia gallega), bueyes de razas autóctonas (preguntar sobre razas disponibles), de países lejanos (Angus Black de USA, Wagyu de Japón) y otras elaboraciones de carnes como el carpaccio de lomo de vaca, steak tartar picado a cuchillo y condimentado al momento, rabo de vacuno…

 

Carnes y pescados

Nájera (Calle Claudio Coello 116, 915 43 10 82): si algo destaca en Nájera es la calidad de todos y cada uno de sus productos. Ramón, el dueño, acude a diario al mercado para comprar la carne y el pescado frescos, siempre en busca de la mejor materia prima para ofrecer raciones y platos exquisitos donde el sabor prima, sin atisbo de pretensiones gastronómicas. Gambas, langostinos, las “kokotxas” de merluza, las chuletillas de lechal, los cortes de buey a la plancha…

 

El Qüenco de Pepa (Calle de Henri Dunant 21 – 23, 913 45 10 84): aquí tampoco enmascaran el producto… porque cuando éste es bueno, ¿para qué maquillarlo? Y es que la cocina de Pepa es como ella, sencilla. El secreto está en la materia prima: los pescados y mariscos llegan a diario de La Coruña, las carnes proceden de Galicia y la sierra de Madrid, y sus famosos tomates, únicos por la recuperación de semilleros de más de un siglo y hortalizas que cultivan en su huerta.

 

Setas

El Imperio (Calle de Galileo 51, 915 49 51 71): el otoño nos trae muchas alegrías gastronómicas, una de las más apreciadas, la micología. Pues bien, este restaurante es conocido por su especialidad en setas. Se trata de uno de los más famosos templos de la micología madrileña. Perfecto para todos los que quieran disfrutar de una materia prima excepcional. Setas para todos los públicos, incluso para los que buscan variedades menos vistas. Un imprescindible.

 

Verduras

La Manduca de Azagra (Calle de Sagasta 14, 915 91 01 12): este restaurante nació en un pueblo de Navarra y se trasladó a Madrid sin perder las raíces. El mismo equipo que lo abrió trajo consigo los mejores productos, sobre todo verduras. Hoy se ha convertido en un punto de encuentro para los más sibaritas por sus exquisitas alcachofas, los espárragos o los míticos pimientos de cristal con huevo frito.

 

Pescado

El Filandón (Carretera Fuencarral – El Pardo (M-612) Km.1,9, 917 34 38 26): el pescado aquí llega directamente desde Pescaderías Coruñesas. Se declaran verdaderos “apasionados de los productos del mar” y, por ello, buscan constantemente la mejor pesca del día. Merluza de anzuelo (cogote o cola), pixín, lenguado Evaristo, rodaballo, besugo de la pinta… Elijas la opción que elijas, te dejará con ganas de volver pronto.

 

Marisco

Marisquería El Cantábrico (Calle Padilla 39 , 914 02 40 87): es una de las marisquerías de referencia de la ciudad. La calidad de sus mariscos y pescados es innegable, con especialidades como: las gambas blancas de Huelva los percebes, centollos, langostinos, nécoras, ostras o los salazones …

 

Restaurante El Pescador (Calle José Ortega y Gasset 75, 914 02 12 90): desde 1975, han logrado trasladar Galicia a Madrid a través de sus pescados y mariscos, así como otros productos de la tierra. Gracias a la calidad de los mismos y a la cuidada elaboración de sus platos, hoy El Pescador es considerado un digno representante de la alta cocina con marisco en Madrid. A diario, reciben desde Pescaderías Coruñesas pescados y mariscos que son cocinados siguiendo la mejor elaboración, sin enmascarar el producto.

 

Caza

Lakasa (Plaza Descubridor Diego de Ordás 1, 915 33 87 15): con la llegada del otoño, tampoco podemos olvidarnos de la carne de caza. Un imprescindible de la cinegética es este ya afamado restaurante. Y es que la temporada de caza es un momento capital en la cocina de Lakasa, y lo demuestra con platos como el tartar de corzo, la tórtola asada o el grouse con salsa al Savagnin.

 

 

Son muchos más los restaurantes que ofrecen buena materia prima. Explora nuestro listado de Restaurantes con materia prima en Madrid, donde descubrirás sitios donde comer mejor que bien.